En enero la empresa estatal organizó una reunión con habitantes de la comuna de Santiago para presentar el trazado de la futura Línea 7, que este mes presentará su EIA. La comunidad –integrada por Davor Harasic, Jorge Correa Sutil y Sol Serrano– al enterarse de que esta obra contempla intervenciones dentro del Parque Forestal, levantó la voz. Con la firma no han llegado a consenso mientras que el alcalde Felipe Alessandri se unió a los vecinos en esta batalla. “Lo vamos a pelear hasta el final”, dice el edil.

  • 30 mayo, 2019

El sábado 25 de mayo, durante el día del patrimonio, un rumor se coló entre los transeúntes que caminaban por los alrededores del Parque Forestal. “¿Metro va a levantar una estación en el parque?”, se preguntaban algunas de las personas que pasaban por ahí. Esto, luego de ver a grupos de vecinos instalados con pancartas en señal de rechazo a un proyecto que prepara la firma estatal pero que aún no se hace público.

Se trata del trazado de la futura Línea 7, que conectará la comuna de Renca con Vitacura a través de 19 estaciones. Una de ellas, Baquedano (extensión de la existente que lleva ese nombre), es la que genera división: se emplazará en el parque, área declarada Zona Típica de la ciudad.

Los vecinos –entre ellos están los abogados Davor Harasic y Jorge Correa Sutil, la historiadora Sol Serrano y el filósofo Andrés Claro– se agruparon para que la empresa pública modifique la iniciativa. En concreto les preocupa un pique de ventilación que implicaría la extracción de 19 árboles en la calzada José María Caro. También construirán una escotilla (entrada) en la Fuente Alemana (escultura que fue diseñada por el alemán,  Gustavo Eberlein), lo que requiere remover otros 20 árboles.

“Es una monstruosidad. Estamos a favor de esa línea de Metro, pero no en este lugar. Hay otras zonas que no atentan tanto como esta contra el flujo peatonal y vehicular. Si hubieran buscado la peor alternativa, eligen esta”, indica Harasic.

La comunidad ya consiguió el apoyo del alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, quien aseguró a Capital que la municipalidad se opone a esta obra. “Creemos que generaría un impacto muy negativo en un parque centenario cargado de historia y creemos que existen otras soluciones. Nosotros vamos a pelear hasta el final. Le decimos bienvenido a Metro pero no cuando afecta tan gravemente al diseño de la ciudad. Vamos a pelear esto con todas las herramientas que tenemos para defender a este parque”, indica Felipe Alessandri.

Alessandri organizó una primera reunión que se efectuará a las 12 horas de hoy (viernes 1 de junio) entre los vecinos y el presidente de Metro, Louis de Grange y el lunes, con la ministra de Transportes, Gloria Hutt.

Otra salida

En enero la Junta de Vecinos Nº1 Parque Forestal recibió un correo de Metro en la que se les invitaba a ser parte del proceso de participación ciudadana para informarles de una iniciativa que la firma llevaría a cabo. Se organizó una asablea a la que asistió un grupo de ejecutivo representantes de la empresa –Héctor González, gerente de Ingeniería; Felipe Bravo, gerente de División de Proyectos y Osvaldo Cortés, gerente Línea 7- quienes informaron que en los próximos años se construiría aquella extensión del tren subterráneo y les hicieron una presentación de 26 páginas donde detallaban la obra.

Se les explicó que la ampliación era necesaria para descongestionar Santiago y hacer más eficiente el sistema de transporte. La obra, que estaría lista en 2025 y en la que se invertirán 2.528 millones de dólares, requiere 19 piques de construcción, tendría 26 kms de longitud, mientras que el viaje entre la primera y última parada sería de 35 minutos. Además beneficiaría a 1,35 millón de habitantes.

Según cuenta uno de los 40 vecinos que asistieron a la asamblea, varios de los presentes “saltaron” cuando vieron que la obra tocaba el parque (ver diapositiva). “De Metro dijeron que se extraerán árboles y que se reemplazarán por otros. Eso es imposible pues por la antigüedad de algunos, son irremplazables”, indica Rosa María Bulnes, dirigenta del Comité de Adelanto del Parque Forestal.

En esa reunión los vecinos plantearon a las autoridades si es que era posible cambiar la ubicación del proyecto a una zona cercana como Plaza Italia, o frente a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, en Bellavista. Sin embargo, según cuenta un representante de la comunidad, Metro señaló que esa alternativa no era factible pues requería de una inversión mayor. “Pero no se puede optar por la alternativa más barata a costa del parque”, indica Bulnes. Y agrega: “Después de esto empezamos a movilizarnos y pedimos una reunión más explicativa con ellos para tratar este asunto”.

Como el encuentro no se concretó, los vecinos aunaron fuerzas y fueron a tocar la puerta del alcalde, quien se cuadró con ellos. “Creemos que generaría un impacto muy negativo en un parque centenario cargado de historia y existen soluciones como es una salida alternativa en Baquedano donde ya existe una estación”, señala el edil.

El abogado Jorge Correa Sutil, quien se ha reunido con Alessandri, asegura que “aún el proyecto no se publica y los vecinos hemos estado pidiendo información sobre las alternativas de salida que se evaluaron en su momento, como la conexión subterránea en la actual estación Baquedano, y otra frente a la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, que parecen ser opciones menos dañinas para la ciudad. La del Forestal significa una tala de árboles del Centenario muy apreciados. Todavía no recibimos explicación”.

El alcalde logró concretar una entrevista con Louis de Grange, presidente de Metro, la que se concretará hoy a medio día. Su plan es ahí acordar una salida distinta.  “Vamos con una propuesta”, indica Alessandri. ¿Y si no llegan a acuerdo? “Si no recibimos una justificación adecuada, haremos una oposición en las instancias que corresponden. Eventualmente podríamos tomar acciones legales. Pero no estamos en pie de guerra, sino buscando las razones que no se han dado”, remata Jorge Correa.

¿Y qué dice la autoridad?

Tras ser consultado por Capital, de Metro señalaron que la firma cuenta con una estrategia de relaciones con la comunidad que tiene por objetivo ser un actor responsable con el entorno en el que está inserto. En ese sentido, indican que a la fecha, este año se han realizado cuatro reuniones con los vecinos de la comuna de Santiago, incluyendo la Participación Ciudadana Anticipada (PACA) en la comuna de Santiago (15 de abril de 2019), a la que asistieron vecinos y dirigentes de diversos sectores de la comuna (incluidos vecinos del Parque) y representantes de la Municipalidad de Santiago. El objetivo de estas reuniones es presentar el proyecto, recoger las inquietudes de los vecinos y evaluar eventuales ajustes.

Sobre el punto en conflicto, indican que “en todas sus obras, Metro procura generar el menor impacto posible en las comunidades vecinas y en sus entornos. La estación Baquedano está ubicada en el extremo oriente del Parque Forestal, sector en el cual la vegetación es más bien joven. El espacio utilizado para la instalación de faenas implica el retiro de sólo 8 árboles y la reubicación de 2. Además, el proyecto considera la reposición de 24 ejemplares en el sector”.

Respecto a la solicitud de algunos vecinos de cambiar la ubicación del pique, Metro señala que “la ubicación de la estación Baquedano de L7 en el Parque Forestal es el único punto que asegura la mejor conectividad con nuestros futuros pasajeros y mejores desplazamientos de quienes ocuparán esa combinación. De hecho, los estudios e Ingenierías desarrollados durante los últimos dos años indican que no existe posibilidad de modificar la ubicación del emplazamiento de dicha estación de línea 7, ya que cambiar el acceso y la estación implica impactos relevantes en la funcionalidad de toda la red de Metro y no se cumpliría el objetivo principal que es descongestionar Línea 1.

Para finalizar, aclaran que  actualmente viajan en la red de Metro cerca de tres millones de pasajeros cada día y que la empresa “ha tenido una permanente disposición a reunirse con los vecinos y seguirá trabajando con las comunidades para buscar los ajustes que sean posibles”.

En tanto, la ministra Gloria Hutt indica que “las estaciones de Metro se definen por las preferencias de los usuarios, y que cada vez es mas difícil construir obras de infraestructura en armonía con las personas que viven en el entorno”. Dice además que “esta preocupación corresponde a un temor anticipado más que a hechos reales. Los vecinos anticipan problemas, como vibraciones de suelo, entre otros que afectarían árboles, sin embargo todo está estudiado para que aquello no suceda”, asegura.

La estación de la discordia

Línea 7 contará con 26 kilómetros de longitud y 19 estaciones. El proyecto abarca siete comunas: Renca, Cerro Navia, Quinta Normal, Santiago, Providencia, Vitacura y Las Condes.

El trazado recorre el eje Vicuña Mackenna en la comuna de Renca, las calles Petersen, Mapocho en Cerro Navia, continuando por ésta última en las comunas Quinta Normal y Santiago, hasta llegar a estación Cal y Canto. Posteriormente por el eje de Av. Cardenal José María Caro hasta Baquedano y hacia al oriente por Av. Providencia, Nueva Providencia y Andrés Bello. Finalmente, por los ejes Vitacura, Alonso de Córdova, Cerro Colorado y Av. Kennedy en la comuna de Las Condes.

Según Metro esta línea, circulará de manera paralela a Línea 1 entre las estaciones Baquedano y Pedro de Valdivia, ayudando a descongestionar su tramo más cargado, entre Los Héroes y Baquedano, hasta en un 20%, y además disminuirá los tiempos de viaje entre Renca y Vitacura en hasta 60 minutos, devolviendo a dichos pasajeros hasta 15 días al año.  

Su puesta en operación se estima para 2026.