Francesca Margozzini y Pablo Bagnara son, probablemente, los banqueteros más cool del país. En agosto del año pasado abrieron el restorán “La Dicha”, en Alonso de Córdova. A los dos meses los golpeó el estallido social y ahora, la pandemia. Redujeron su equipo al mínimo y están a la espera de poder reabrir “con el corona presente”, al tiempo que analizan cómo mezclar ambos negocios. ¿Cerrar? Jamás. “Lo más difícil de un restorán es conseguir el público. Y nosotros lo tenemos, lo tuvimos y lo vivimos”, dice la empresaria.

  • 30 abril, 2020