Por Francisca Rioseco, directora de relaciones corporativas Hubtec
Año: 2050

  • 18 agosto, 2019

Hoy, en la sede de Lisboa, la Organización Mundial de la Salud junto al Gobierno Mundial de todas las Naciones, han declarado inhabitables los territorios que comprenden desde la región de Tarapacá hasta el Maule de nuestro país. Esto producto de los altísimos índices de contaminación y la ausencia casi total de agua que ha causado la muerte de alrededor del 60% de su población. Ambas organizaciones han exigido al Gobierno del Norte, la obligación de erradicar, en el plazo máximo de un año, a toda la población que aún reside en dicho territorio.

Como bien sabemos, el gobierno de Sur Chile, ha venido encendiendo esta alarma desde hace más de 20 años cuando comenzó la estampida, la migración poblacional desde el Norte al Sur de nuestro país. El presidente de Sur Chile ha declarado que el territorio bajo su dirección, desde la región del Bío Bío hasta Magallanes, no está en condiciones de recibir más habitantes. Esto pondría en grave peligro el bienestar y ecosistema social que se ha conseguido producto del arduo trabajo que ha significado establecer reglas de habitabilidad para los ciudadanos que hoy residen en Sur Chile.

Ni hablar del peligro sanitario en que se pondría a toda la zona, remarcó.

Recordemos que este territorio se mantiene libre de enfermedades gracias a una de sus políticas de protección que obliga a toda persona no residente que desee ingresar, a someterse a un exhaustivo examen microbacteriano en los laboratorios ubicados en las zonas fronterizas.

El presidente ha agregado que, aunque los extranjeros del Norte estuvieran dispuestos a   acatar todas las reglas de convivencia exigidas por el gobierno de Sur Chile, no se otorgarán más permisos de residencia, puesto que la zona está en el límite de habitantes por metro cuadrado, esto es 100m2 p/habitante, según lo normado por la ley de habitabilidad y preservación de la biodiversidad.

Por otra parte, el Ministro de Biodiversidad agrega que los extranjeros del Norte no estarían en condiciones de asumir las exigencias que darían acceso a permiso de residencia. Es difícil porque, primero, son personas que padecen enfermedades en estado 4 que ya no califican para el programa de limpieza y renovación de órganos, segundo porque no cuentan con los recursos suficientes para aportar el 15% de sus ingresos al banco de salud comunitaria, el 15% al banco de biodiversidad comunitaria y el 15% al banco de educación comunitaria.

Desde el año 2029, en que se estableció la nueva constitución que creó un nuevo y único Gobierno para los territorios que comprenden desde la región del Biobío hasta Magallanes, y gracias a las severas políticas de protección de su biodiversidad, los habitantes de Sur Chile han vivido en un Edén, según lo han calificado internacionalmente.

Y sus autoridades han afirmado que, bajo ninguna circunstancia, pondrán en peligro lo que tanto les ha costado construir.