Estudio realizado conjuntamente por investigadores de las universidades de North Carolina, Diego Portales y de Chile encontró que las regulaciones alimentarias vigentes desde 2016 en el país están cambiando percepciones y comportamientos. Según la Junaeb, el 51,7% de los escolares chilenos presentan sobrepeso u obesidad.

  • 21 febrero, 2019

Los niños chilenos sufren de obesidad. Según el “Mapa nutricional” que todos los años publica la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) el 51,7% de los escolares presentan un peso mayor al recomendado, especialmente los niños de quinto básico. Una cifra que la Sociedad Chilena de Pediatría considera “alarmante”.

Ahora, la esperanza está puesta en generar un cambio en los patrones de consumo. Un estudio realizado conjuntamente por investigadores de la Facultad de Salud Pública Global de North Carolina Chapel Hill Gillings, la Universidad Diego Portales y la Universidad de Chile encontró que las madres chilenas consideran beneficiosa la política de sellos de advertencia “ALTO EN” vigente desde 2016. Y que además, ello ya comenzó a influir en sus hábitos de compra.

Lindsey Smith Taillie, profesora asistente de nutrición de la UNC Gillings School, es coautora del artículo, publicado el 13 de febrero pasado en el International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity. “En 2016, para lograr mejores resultados de salud, el gobierno chileno adoptó políticas de regulación de alimentos integrales a través de un enfoque de tres vertientes de etiquetado en la parte frontal del paquete, restricciones de comercialización y regulaciones escolares. Las políticas establecen que los alimentos con alto contenido de azúcar, grasas saturadas, calorías y sodio agregado deben mostrar una señal de stop negra en el paquete y no pueden venderse ni promocionarse en las escuelas, publicitarse en medios dirigidos a los niños o incluir estrategias de marketing que atraigan a los menores, como el uso de personajes, juguetes o celebridades”, contextualiza el documento.

El equipo examinó el impacto de la regulación, centrándose en las percepciones de las madres chilenas sobre esta política pública y su influencia en sus hábitos de compra. Ello, dice al artículo, porque en Chile, las madres son las principales responsables de las decisiones de compra de alimentos y sirven como guardianes de la disponibilidad de éstos en el hogar.  La investigación fue realizada en 2017, un año después del anuncio de las regulaciones, en nueve grupos de Santiago, cada uno con siete a diez madres de niños de 2 a 14 años.

Los hallazgos del estudio, indicaron que todas las madres analizadas comprendieron que los disco Pare negros se instituyeron para combatir la obesidad infantil y reconocieron que los productos con la mayor cantidad de esas etiquetas eran las opciones menos saludables.

Las madres informaron haber percibido que el ambiente escolar era más saludable que antes y además, consideraron confusa la inclusión de etiquetas adicionales en el empaque, puestas por la industria que está en contra de este sistema.

“Este estudio demostró la importancia de abordar la obesidad con un conjunto de estrategias diferentes porque descubrimos que se reforzaban mutuamente”, dijo la autora principal del estudio, Teresa Correa, de la Universidad Diego Portales, citada por la revista.