En muchos aspectos se podría comparar a las figuras más destacadas de Silicon Valley con las celebridades de Hollywood. Ambos reciben cheques millonarios, invitaciones a eventos mediáticos y tienen agentes que rastrean por ellos los mejores empleos, dice Businessweek. Todo comenzó con Altay Guvench, un ex alumno de Harvard, desarrollador de software y fanático de […]

  • 14 abril, 2013

Escena de The Social Network

En muchos aspectos se podría comparar a las figuras más destacadas de Silicon Valley con las celebridades de Hollywood. Ambos reciben cheques millonarios, invitaciones a eventos mediáticos y tienen agentes que rastrean por ellos los mejores empleos, dice Businessweek.

Todo comenzó con Altay Guvench, un ex alumno de Harvard, desarrollador de software y fanático de la música. Cuando llegó a California conoció a Rishon Blumberg y Michael Solomon, los managers de John Mayer y The Clarks, entre otros grupos.  A Guvench se le ocurrió contratarlos como sus agentes para trabajos freelance relacionados a la programación de software.

“Era un experimento extraño, pero resultó”, dice Guvench. Le pagaban bien, no dependía de una sola empresa ni tenía las típicas y monótonas jornadas laborales. Además, le alcanzaba el tiempo para dedicarle a la música.

“Mis amigos empezaron a ver que yo era más feliz y me preguntaron cómo podían meterse en esto”, explica. Así fue cómo nació, hace un año, 10X Management. La empresa, creada por Guvench y dos amigos, representa a programadores de software freelance. Les encuentra trabajo, negocia sus sueldos y mantiene el registro de los pagos y las facturas.

Actualmente, esta firma representa a alrededor de 30 personas, algunos de ellos ex ingenieros de Google y Apple. Como en muchos de los casos de los agentes de Hollywood, 10X Management se queda con el 15% de los ingresos.

“Trabajar con 10X es la mezcla perfecta entre la libertad de la vida freelance y la estabilidad de un trabajo regular”, comenta Ryan Waggoner, un desarrollador del iOS y cliente de la empresa.

Revise el artículo completo en  Businessweek.