Ningún mercado crece por siempre. Ni el de los smartphones, que por años ha facturado miles de millones de dólares. El año pasado, esta industria ya no contaba con tan buenos pronósticos, informa Forbes. Bill Whyman de International Strategy & Investment fue uno de los primeros en afirmar que las ventas de smartphones estaban prontas […]

  • 25 enero, 2013
iPhone 5

iPhone 5

Ningún mercado crece por siempre. Ni el de los smartphones, que por años ha facturado miles de millones de dólares. El año pasado, esta industria ya no contaba con tan buenos pronósticos, informa Forbes.

Bill Whyman de International Strategy & Investment fue uno de los primeros en afirmar que las ventas de smartphones estaban prontas a llegar a su peak.

Este presagio esta acercándose cada vez más a la realidad, especialmente después del informe del último trimestre de Apple, en el que se notó una baja en las ventas del iPhone.  Como consecuencia, las acciones de la compañía cayeron hoy en un 12%.

Según Whyman, el crecimiento de esta industria se está desacelerando.

Por lo menos Steve Jobs estaba al tanto que algún día ocurriría: “Eventualmente, cuando muchos de los celulares se evolucionen a los teléfonos inteligentes, se transformará en un juego de suma cero o muy cercano a ello”, dijo el creador de Apple en 2010.

Si bien aún no hemos llegado a ese momento, dice Forbes, los pronósticos de Whyman señalan que estamos prontos a vivirlo. O, por lo menos, los problemas están a la vista.

Lo normal es que el valor del mercado migre del hardware al software como las aplicaciones y los servicios de la nube. En ese escenario, probablemente Google se vería más beneficiado que Apple, ya que el primero no gasta mucho dinero en aparatos.

El informe de Whyman sostiene que los fabricantes de smartphones tienen varias opciones para manejar el nuevo curso de la industria:

  • Vender dispositivos más baratos a mercados en desarrollo
  • Expandir red de aplicaciones y servicios web
  • Enfocarse más en los tablets que en los smartphones
  • Involucrarse en el negocio de la televisión y expandir el contenido de videos, películas y otros
  • Expandirse a consolas de videojuegos

Revise el artículo completo en Forbes.