La licitación a la que llamó el CDEC SIC para expandir el sistema troncal de transmisión eléctrica está despertando el interés de grandes grupos eléctricos que se dedican a ese negocio. Y no sólo entre los que ya operan en Chile, como Transelec y CGE, sino también entre grupos internacionales españoles, canadienses y fondos de inversión, que ven en este proceso la puerta de entrada al codiciado mercado de la energía en el país. De hecho, ya están cotizando con varios estudios de abogados especialistas en temas eléctricos para empezar a mover sus piezas y presentar sus propuestas. Entre los estudios que ya contactaron están Philippi Yrarrázaval Pulido & Brunner; Cariola Diez Pérez Cotapos; Puga Ortiz y Carey y Cía. La licitación es por 1.200 kilómetros de expansión del sistema de transmisión eléctrica y la puja por quedarse con cualquiera de los 8 tramos en carrera promete ser muy competitiva. Se trata de un proyecto que el gobierno está impulsando con especial preocupación. Se calcula que, por la vía de una mayor competitividad en precios, las tarifas de la energía podrían reducirse hasta en un cuarto de sus valores actuales.

  • 8 septiembre, 2011

La licitación a la que llamó el CDEC SIC para expandir el sistema troncal de transmisión eléctrica está despertando el interés de grandes grupos eléctricos que se dedican a ese negocio. Y no sólo entre los que ya operan en Chile, como Transelec y CGE, sino también entre grupos internacionales españoles, canadienses y fondos de inversión, que ven en este proceso la puerta de entrada al codiciado mercado de la energía en el país. De hecho, ya están cotizando con varios estudios de abogados especialistas en temas eléctricos para empezar a mover sus piezas y presentar sus propuestas. Entre los estudios que ya contactaron están Philippi Yrarrázaval Pulido & Brunner; Cariola Diez Pérez Cotapos; Puga Ortiz y Carey y Cía.

La licitación es por 1.200 kilómetros de expansión del sistema de transmisión eléctrica y la puja por quedarse con cualquiera de los 8 tramos en carrera promete ser muy competitiva. Se trata de un proyecto que el gobierno está impulsando con especial preocupación. Se calcula que, por la vía de una mayor competitividad en precios, las tarifas de la energía podrían reducirse hasta en un cuarto de sus valores actuales.