El miércoles, en la Cámara de Comercio de Santiago, se mantuvo una reunión con representantes comerciales de los principales países, donde solicitó a las embajadas que intercedieran ante las autoridades sanitarias para enmendar algunas normas que podrían afectar las importaciones. En total, según fuentes del mercado, y por efectos de la mayor exigencia que establece […]

  • 2 octubre, 2015
SONY DSC

SONY DSC

El miércoles, en la Cámara de Comercio de Santiago, se mantuvo una reunión con representantes comerciales de los principales países, donde solicitó a las embajadas que intercedieran ante las autoridades sanitarias para enmendar algunas normas que podrían afectar las importaciones.

En total, según fuentes del mercado, y por efectos de la mayor exigencia que establece la regulación, [tweetable]dejarán de importarse al menos 150 productos alimenticios[/tweetable].

Entre ellos, dicen, sería esperable que estuviera el portafolio de productos de la empresa Ferrero, como Kinder Sorpresa, que vulnera la prohibición de que los productos con exceso de nutrientes críticos contengan publicidad o regalos dirigidos a menores de 14 años, así como dulces, caramelos o chupachups (coyac).

Esto podría traer efectos económicos. Sólo la industria del chocolate mueve anualmente US$ 360 millones, del cual un 20% son productos importados, lo que se traduce en cerca de US$ 70 millones. Además, se estima que 13% de este volumen tendrá que pasar por estudios y cambios en sus etiquetas, explican.

Así, habría productos que, de plano, incumplirían la normativa por estar dirigidos con publicidad a menores. Pero, además de esta razón, habría que contabilizar el gasto ocasional de desarrollar estas etiquetas, que podría dejar fuera a algunos operadores.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.