[tweetable]México es el primer país en embarcarse a la conexión por LiFi[/tweetable], gracias a Arturo Campos, matemático dueño de la empresa Sisoft, que es la primera en comercializar esta tecnología a nivel mundial. Si bien el empresario no fue el inventor del LiFi, sí es el primero en llevarlo al mercado. El LiFi fue creado […]

  • 26 enero, 2016

lifi

[tweetable]México es el primer país en embarcarse a la conexión por LiFi[/tweetable], gracias a Arturo Campos, matemático dueño de la empresa Sisoft, que es la primera en comercializar esta tecnología a nivel mundial.

Si bien el empresario no fue el inventor del LiFi, sí es el primero en llevarlo al mercado. El LiFi fue creado en 2011, por Harold Haas, un científico de la Universidad de Edimburgo quien descubrió que la luz de un solo LED era capaz de transmitir más datos que una antena de telefonía.

El Lifi puede usarse mediante una fuente de luz como un faro en la calle desde donde se recibe Internet a alta velocidad y un láser invisible que puede enviar información hasta 10 kilómetros. Sin embargo, no puede haber obstáculos y las paredes interrumpen la transmisión.

El dispositivo que comercializa Sisoft consiste en un receptor y una lámpara con un chip que se encarga de decodificar la información como un router. Su costo es de US$ 135 dólares, cerca de $ 98 mil. Sisoft ya ha vendido esta tecnología a uno de los principales grupos constructores de México.

Por el momento, el LiFi no reemplazará al WiFi ya que su diseño contempla sólo la descarga de datos. Sin embargo, bastaría con implementar un emisor de luz en los dispositivos para obtener conexión en ambas direcciones. La idea es que ambos sistemas coexistan para lograr conexiones más eficientes y seguras.

Por lo pronto, pruebas iniciales han logrado una velocidad de transferencia de archivos de 224 gigabits por segundo con lo cual bastarían 35 segundos para descargar una película de alta definición.

Revise el artículo completo en El País.