El abogado chileno, socio de Balmaceda, Cox y Piña, aterrizará en Uganda el viernes 16 de febrero para representar junto al ugandés Joseph Manoba a 2.605 víctimas de Dominic Ongwen, el comandante de una guerrilla que secuestraba niños, se repartían mujeres como cónyuges y asesinó a miles en el norte de Uganda, entre otros delitos […]

  • 15 febrero, 2018

El abogado chileno, socio de Balmaceda, Cox y Piña, aterrizará en Uganda el viernes 16 de febrero para representar junto al ugandés Joseph Manoba a 2.605 víctimas de Dominic Ongwen, el comandante de una guerrilla que secuestraba niños, se repartían mujeres como cónyuges y asesinó a miles en el norte de Uganda, entre otros delitos de lesa humanidad. El caso es seguido en La Haya ante la Corte Penal Internacional (CPI).

Hasta ahora han declarado 69 testigos y peritos presentados por la fiscalía. Entre abril y mayo comenzará la etapa probatoria, cuando presenten la declaración algunas víctimas, líderes locales y dos expertas en daño psicosocial.

“Este juicio es el único foro oficial donde la víctimas podrán contar sus historias. De ser condenado Dominic Ongwen se debe iniciar la etapa de reparaciones”, cuenta Cox y agrega que han intentado bajar las expectativas de sus clientes que han esperado por años un reparo al daño que sufrieron a manos de la guerrilla y las fuerzas del ejército.
Es la cuarta visita que hace el abogado al país africano desde el año 2015 por esta causa.