Fue un aluvión que arrasó con varios hogares en Recife, Brasil en 2010, el que marcó el destino de Fabio Silva. El administrador de empresas y MBA en Gestión Empresarial decidió dedicar su vida al trabajo social: partió reclutando voluntarios y a través de Transforma Recife se convirtió en el mayor emprendedor social de su país, según la revista Forbes. Hoy su empresa vale 20 millones de reales (5,1 millones de dólares) y espera poder replicar su proyecto en todo el mundo.

  • 13 diciembre, 2018

Sofía, de siete años, es la hija menor de Fabio Silva. En la escuela le dieron la tarea de dibujar la profesión de sus padres. La pequeña dibujó a su madre, Isadora, sentada en un escritorio y trabajando en un computador como abogada. Pero cuando llegó el turno de dibujar a su padre, no supo cómo hacerlo. Fabio, la llevó entonces a un día de voluntariado en donde más de 600 personas pintaron cerca de 500 casas en una favela. Al terminar la jornada, Sofía le dijo, “Papi, ya sé en que trabajas. Tú haces el bien”.

En 1996, Fabio junto con su padre y su hermano trabajaban en la empresa “Centros Odontológicos de Brasil”. Todo apuntaba que la empresa creada por el administración de empresas y MBA en Gestión Empresarial y sus familiares sería un buen negocio. De hecho, llegaron a ser el segundo mayor grupo clínico de odontología de Brasil con una facturación anual de 30 millones de reales (7,7 millones de dólares). Pero en 2010 todo cambió. Un aluvión en Recife, que dejó a decenas de familias sin hogar, selló el destino de Fabio. Decidió hacer algo y con la ayuda de amigos y familiares armaron una campaña por correo electrónico gracias a la que lograron recolectar 6 mil reales (1.500 dólares). Con la recaudación llenaron siete camiones de colchones y se los entregaron a los afectados en Banheiro, Recife. Decidió continuar y comenzó a ocupar su tiempo libre para hacer voluntariado. Creó la ONG Novo Jeito, que movilizaba a las personas para causas sociales. En 2013 fue invitado por Estados Unidos a un programa de inmersión en donde se empodera a las personas que a través de causas humanitarias intentan cambiar el mundo. Estuvo 120 días y descubrió su vocación de Emprendedor Social. Cuando volvió a Brasil, sabía que el negocio odontológico sería solo parte de su historia. No fue fácil su decisión. No todos comprendieron y tuvo que dar más de una explicación: Centros Odontológicos de Brasil era un éxito y cambiar eso para dedicarse al voluntariado parecía una locura. Pero él no dudó.

De su historia y su emprendimiento estuvo hablando Silva el sábado recién pasado en el escenario principal del Festival de Innovación Social (FIIS) en Parque Araucano.

 

Match voluntario- causa

En 2013 Fabio creó la plataforma Transforma Recife. Se trata de una aplicación y sitio web que compatibiliza a todas las personas que quieren ayudar con las que precisan ayuda. El sistema nació porque las personas no hacen trabajo voluntario por dos razones. No saben dónde encontrar ofertas y no tienen el tiempo para hacerlo. Es por esto que creó esta plataforma sistema en donde el que quiere participar publica lo que necesita o lo que puede ofrecer.

Por ejemplo, por un lado está Cristina, fotógrafa, 40 años, y con disponibilidad para ayudar los jueves a las 10 de la mañana cerca de Banheiro, quien publica su perfil en el sitio. Por otro lado, hay una fundación de niños con cáncer que necesita a un fotógrafo cerca de Banheiro para sacar fotos durante la semana por la mañana. El algoritmo, que funciona con geolocalización, relaciona la oferta con la demanda y las une. Así, ambos hacen match.

“Un analista de Sao Paulo resumió a Transforma como un Tinder de la solidaridad”, explica Fabio Silva entre risas. La plataforma sirve para todas las causas, salud, educación, seguridad, catástrofes, proyectos de sustentabilidad, causas animales, en fin, para todo el que requiera ayuda y el que pueda entregarla.

Transforma Recife nació con una inversión de 300 mil reales (77mil dólares). En 2014 ya había 6 mil personas inscritas en la plataforma e incluso los habitantes de Recife crearon una estructura de siete metros con forma de reloj que marcaba las horas de trabajo voluntario que se realizaba en la ciudad. Se le llamó “Voluntariómetro” y aún está en la avenida principal. Recife, en tanto, fue reconocida en Brasil como la Capital de la Solidaridad y fue ahí cuando empezaron a expandir a Transforma por todo el país. Hoy la empresa está valorizada en 20 millones de reales (5,1 millones de dólares) y tiene dos oficinas, una en Recife y otra en Sao Paulo en las que trabajan en total 25 personas. Tiene más de 10 mil voluntarios registrados en los 27 estados brasileños y ha hecho más de 400 mil interacciones.

-¿Cómo fue el proceso de armar el proyecto?

-Comenzó en 2014 y a mediados de 2015 ya estábamos en 11 ciudades de Brasil. A comienzos de 2016, el proyecto ganó un premio de la ONU, como uno de los principales programas de las Américas de políticas públicas. Fui reconocido como el principal emprendedor social de Brasil de la revista Forbes en 2016. En 2017, Transforma fue invitado a presentar el proyecto al Papa en el Vaticano.

-¿Cuál es el plan para seguir con el proyecto?

-El 28 de agosto pasado, el Día Nacional del Voluntariado, lanzamos la plataforma Transforma Brasil. Con esto, ya está habilitada para todo el país. Tenemos como meta para los próximos cuatro años, entre 2018 y 2022, tener registrados a 5 millones de brasileños que estén haciendo el bien y 20 mil ofertas. Hoy la empresa vale 20 millones de reales.

-¿Aún no se replica?

-No hay otros que hagan esto, somos los primeros y ahora lo estamos replicando. Estamos intentando patentar Transforma Chile. He venido a Chile desde el 2016. Ahora fui invitado por el Ministerio de Desarrollo social porque es la semana internacional del voluntariado para hablar sobre la iniciativa Transforma Brasil y para tratar de conectar a todos los actores sociales y al empresariado para ver si existe en ambiente para traer la plataforma. Si todo sale bien, en un año debería estar funcionando.

-¿Cuál es la diferencia entre el voluntariado y emprendimiento social?

-El voluntario es alguien que tenga su profesión: abogado, médico, portero, y en las horas que le sobran tiene una agenda de voluntariado. Un emprendedor social hace eso todo el día, es su profesión y él está siempre intentando buscar soluciones para la problemáticas sociales.

-¿Crees que está cada vez más legitimado el tener un negocio, ganar dinero y al mismo tiempo generar un bien social?

-Un consumidor quiere saber cuál es la responsabilidad o impacto que causó ese producto. Toms Shoes tiene un sistema que a cada zapato vendido, dona un zapato a un niño que lo necesite. Las personas no están comprando un zapato, están comprando una causa. Más personas van a querer participar, consumiendo, ayudando y comprando porque se está haciendo un producto y un servicio en donde todo el mundo gana. Las personas que compran y los que venden saben que donar es un diferenciador de mercado.