En Nueva York no existen los radio taxi. La única forma de subirse a uno es salir a la calle a bucarlo. Uber, un startup creado en San Francisco, trata de solucionar ese problema. Es una aplicación móvil que avisa dónde está el taxi más cercano a la ubicación del usuario y lo pasa a […]

  • 7 septiembre, 2012

 

En Nueva York no existen los radio taxi. La única forma de subirse a uno es salir a la calle a bucarlo. Uber, un startup creado en San Francisco, trata de solucionar ese problema. Es una aplicación móvil que avisa dónde está el taxi más cercano a la ubicación del usuario y lo pasa a buscar.

En otras ciudades, esta aplicación ha funcionado con autos de lujo como los Mercedes. Pero en el caso de Nueva York, Uber se está asociando con los taxis para llevar a cabo este servicio, lanzado oficialmente el miércoles.

“Por primera vez en décadas, los neoyorkinos podrán solicitar un taxi sin tener que salir a las calles”, afirmó el manager de Uber a la revista Slate.

Sin embargo, la Comisión de Taxi en Nueva York obstaculizó la implementación de esta iniciativa citando a las leyes de la ciudad que prohíben los viajes en taxi previamente concertados. ¿Por qué? La regla dice que estos autos no pueden rechazar el llevar a alguien que los llama en la calle solo porque vayan en camino a buscar a otra persona.

Nueva York no ha sido la única ciudad en contra de la estrategia del startup. La Comisión de Taxi de Washington D.C. también criticó el servicio de autos privados de Uber, mientras Denver investiga si esta iniciativa viola las normas locales. En Massachusetts, luego de un traspié inicial, funciona normalmente.

Uber espera solucionar el problema con los taxistas en Nueva York. Mientras tanto, en vez de echar a perder el lanzamiento, la compañía ofreció un servicio gratuito de taxi por una semana (hasta el martes).

Lea el artículo completo en Slate.