Llega a la entrevista con sus apuntes. Mira fijo, saca cuentas, argumenta a veces con términos financieros. A Alberto Bezanilla, los años en el sistema financiero y su fama de mateo se le notan. Justo este mes acaba de cumplir su primer año como gerente general de la firma que controla la familia Casanueva y […]

  • 22 marzo, 2013
Alberto Bezanilla

Alberto Bezanilla

Llega a la entrevista con sus apuntes. Mira fijo, saca cuentas, argumenta a veces con términos financieros. A Alberto Bezanilla, los años en el sistema financiero y su fama de mateo se le notan. Justo este mes acaba de cumplir su primer año como gerente general de la firma que controla la familia Casanueva y dice que el balance es muy positivo.

Que pasar de la abstracción de las finanzas a “los fierros”, como se le llama en jerga financiera al sector real, era algo que estaba en sus planes. Ex JP Morgan, IM Trust y Banchile llegó a Gtd en reemplazo del fundador, Juan Manuel Casanueva, quien se mantuvo en la presidencia.

[box num=”1″]

Asegura que la fuerte competencia de la industria no le ha sorprendido. Como tampoco lo tan públicamente expuesto del sector o sus múltiples transformaciones, si se le compara con el sistema financiero. Sólo en el último año Gtd salió del negocio de tele vigilancia, entró al de móvil, compró una compañía en Colombia y fue una de las firmas del rubro que más creció en televisión pagada e internet. En 2012, las ventas aumentaron 6% hasta alcanzar los 334 millones de dólares. Además recibieron diversos reconocimientos a la calidad de su servicio.

Mientras elaboraba el plan a cinco años de la compañía, Bezanilla habló con Capital. Tras su llegada a la gerencia general, Gtd dio vuelta la página a la fallida fusión con Entel y se concentró en su crecimiento interno y los planes de internacionalización.

Con 1.500 empleados en todo Chile, lo primero que se hizo fue reordenar la estructura de la compañía, con miras a mejorar la capacidad de venta y de respuesta a los clientes. Siempre, según Bezanilla, permitiendo que las barreras entre los usuarios y la administración fueran más cortas. De hecho, de vez en cuando él mismo se da tiempo para atender gente. “Somos una empresa mediana, a escala humana todavía”, enfatiza. No por casualidad internamente, Gtd se traduce y explicita como filosofía de la compañía bajo la frase “Gente Totalmente Dispuesta”.

[box num=”2″]

Está en la sala de reuniones de las oficinas corporativas de la firma ubicadas en Moneda, en pleno centro de Santiago. Confirma que están “con ganas de hacer cosas afuera” y que la mirada está puesta en el norte. Específicamente en Perú, donde analizan adquirir una compañía o partir de cero. “Todavía no hemos encontrado el candidato ideal, pero seguimos en eso”, reconoce. Es una tarde soleada y se le ve satisfecho.

“Partir de cero o comprar una empresa”

En agosto de 2012, Gtd compró la colombiana Flywan que opera en el mercado corporativo con servicios de datos, internet y telepresencia. El plan es que de aquí a cinco años, la operación aporte el 10% de los ingresos del conglomerado.

-¿Por qué partieron por Colombia?

-Colombia es un destino atractivo con un desafío en término de inversiones e infraestructura importante por los próximos años y es una empresa que tiene harto por crecer. Hoy día estamos ampliándonos a telefonía y data center, pero también invirtiendo en mejorar la infraestructura de red para seguir creciendo, siempre en el segmento de empresas. La salida a Colombia fue un paso súper importante. Es algo que teníamos ganas de hacer hace tiempo. Se había conversado y discutido en el directorio y la verdad es que a principios del 2011 nos topamos con esta compañía que era una empresa pequeña, pero que tenía mucho de la cultura nuestra en términos de atención al cliente y de servicios corporativos, con una oferta no tan completa como la del Grupo Gtd, pero muy parecida al origen del grupo.

-¿Están viendo otros mercados?

-Estamos con ganas de hacer cosas afuera. Ahora, hay que saber buscar y tener la posibilidad. Perú es un país atractivo para nosotros. Es un lugar como Colombia donde los crecimientos futuros, los déficits de infraestructura, la necesidad de proyectos que hay y la tranquilidad macroeconómica nos hacen sentir que son buenos lugares para poner nuestras primeras banderas fuera de Chile. En Colombia ya lo hicimos y ahora en Perú lo estamos tratando de hacer por dos caminos: o partir de cero o comprar una empresa.

[box num=”3″]

-¿Están trabajando en ambos caminos a la vez?

-Los hemos evaluado y dimensionado ambos. Hacer una operación a partir de cero en Lima o buscar una empresa que de alguna forma se parezca a lo que hacemos nosotros. Y eso, no ha sido fácil. Hemos visto un par de cosas, pero todavía no hemos encontrado el candidato ideal. Seguimos en eso y estamos activamente investigando opciones.

-¿Se dieron algún plazo?

-No, pero me gustaría que en 2013 tomáramos la decisión. En todo caso, no hay un plazo definido que nos haya exigido nadie o nosotros mismos. En el Grupo Gtd la forma de hacer negocios no es por apuro, sino que por la racionalidad económica de la decisión y en la medida que sea razonable hacerlo, lo haremos y si se da en este año será este año o si no, el próximo, pero no nos vamos a apurar por un capricho de salir al extranjero.

-¿El plan para Colombia, es replicar Gtd allá?

-Estamos lejos todavía de eso. Pero a mí me gustaría que al 2018 Colombia llegara a representar el 10% del grupo.

“No nos quita el sueño crecer más rápido”

-¿Se siente cómodo con el tamaño del grupo?

-El Grupo Gtd nunca se ha administrado pensando en la participación de mercado. La participación de mercado per se no es un objetivo, sino que más bien el resultado de la gestión del negocio y por lo tanto el tamaño relativo no es algo que nos inquiete. De hecho creemos que ser algo más pequeños que nuestra competencia relevante nos da ventajas porque nos da la posibilidad de ser más ágiles en responder mejor, en ser más cercanos. Nuestro afán de crecimiento y desarrollo siempre ha ido de la mano de las necesidades de nuestros clientes. Y eso se está dando.

-¿Fue por eso que entraron a telefonía móvil?

-Nosotros tenemos clientes para los que somos el único proveedor y pese a que este es un mercado súper competitivo, lo hicimos para complementar nuestra oferta. Partimos por el mundo residencial y nos fuimos ampliando al mundo corporativo. En este periodo estamos penetrando nuestra propia base de clientes.

-¿Están conformes con haberlo hecho como operador virtual móvil?

-Sí, considerando el objetivo, porque de otra forma las inversiones hubieran sido brutales. Para nosotros no se justificaban inversiones de manera independiente, dado el tamaño de nuestro negocio. Terminamos 2012 con algo menos de 10 mil clientes y debiéramos terminar 2013 con unos 20 mil, el equivalente al 10% de nuestra cartera de clientes.

-¿Liberalizaciones como la portabilidad o nuevas tecnologías como el 4G les abren más posibilidades?

-Las reglas del juego están cambiando. Esta es una industria muy competitiva, donde los márgenes se van a seguir apretando y donde los desafíos que vienen para los próximos años en infraestructura de redes son importantes. Uno de los grandes desafíos de la industria es mantener una buena calidad de servicios en la red móvil, dado el crecimiento de cartera y no me cabe duda de que la autoridad va estar muy preocupada de eso. La portabilidad fue una herramienta súper poderosa para que la gente se pudiera cambiar de compañía y las empresas tuvieran que ser más proactivas. Yo creo que el 4G es una fase más de una industria que va a seguir creciendo. Pero por ahora no nos quita el sueño crecer más rápido de lo que estamos creciendo.

¿A bolsa?: “ninguna posibilidad”

-Ustedes han crecido dos dígitos en TV pagada e Internet. ¿Es sustentable mantener esas tasas?

-El crecimiento va a seguir. La penetración en televisión pagada va a continuar creciendo. No sé si a las mismas tasas, pero la oferta de entretención por televisión es cada vez más demandada y la penetración en Chile es cercana al 40%, mientras que en países desarrollados es sobre un 60%. Lo mismo pasa con internet, que hoy es prácticamente un servicio básico. Y la penetración es de alrededor de 40% en Chile, pero aún nos queda un espacio.

-¿Fue acertado dejar el negocio de tele-vigilancia?

-Sí, la principal razón de habernos salido de ese negocio, fue focalizarnos en los servicios donde somos buenos. El servicio de tele-vigilancia requiere un know how de una industria distinta y además nosotros pensábamos que tenía que administrarlo un experto y creo que fue una decisión acertada.

-¿Cómo pretenden crecer en telefonía básica, cuando se trata de un mercado que está decayendo?

-El negocio de la telefonía básica no crece como industria, pero es un mercado importante en el cual tenemos en torno al 5% del mercado, por lo que podemos crecer en participación. La industria de telefonía no crece, pero la gente, las empresas siguen hablando por teléfono. Como nosotros, hay players pequeños que están creciendo y tienen espacio para crecer. Hay un espacio importante ahí en telefonía fija, que representa casi 1.000 millones de dólares de ingreso al año.

-Están trabajando en un plan a cinco años. ¿En qué inversiones están pensando?

-Nuestras inversiones para el negocio, independientemente de si vamos a comprar algo o no, debieran rondar los 400 millones de dólares para los próximos 5 años en infraestructura para seguir administrando el negocio para adelante, entrar a nuevos servicios, etc.

-Dado que esta es una compañía familiar, ¿está en planes abrirse a bolsa en algún momento?

-No en el corto plazo. Hoy día nuestra posición financiera ha ido mejorando cada vez más. Nosotros nos endeudamos de manera importante para asumir la compra de Telefónica del Sur y de ahí en adelante hemos ido cumpliendo nuestros compromisos y terminamos 2012 con cifras muy normales para la industria, más cómodos, lo que nos permite que si tuviéramos que enfrentar una compra no tener la necesidad de ir a buscar capitales afuera. Además estamos con una posición en caja muy importante. Por lo tanto, no vislumbramos ninguna posibilidad de tener que abrirnos a bolsa en el corto plazo.

-Gtd está muy ligada a la figura de Juan Manuel Casanueva. ¿Él sigue en el día a día de la compañía?

-El es presidente del directorio, sigue estando presente, sigue estando en la oficina, sigue tomando decisiones y sigue siendo una persona que está muy presente en las grandes decisiones del grupo.

-Esta semana, el gobierno anunció un bono y un aumento del sueldo mínimo. ¿Le parecen razonables esos anuncios?

-De alguna forma, en la medida que Chile está con un crecimiento a las tasas que ha habido y con buenas perspectivas, yo creo que también hay espacio para ir acomodando nuestras variables al nivel de países que van creciendo. Y elementos como ir ajustando el salario mínimo me parece que son cosas que tarde o temprano tienen que ir pasando, y me parece además razonable que se haga. •••