Por: María José Gutiérrez y Carla Sánchez Ilustración: Ignacio Schiefelbein No le importaba tomar Coca-Cola tibia. No porque le gustara, sino porque en su oficina no había refrigerador. Ahí, en su escritorio fabricado con dos caballetes del Homecenter y un vidrio con fotos de su familia guardaba las latas. Sobre él, una calculadora sin rollo […]

  • 31 marzo, 2016