La construcción o renovación de 12 estadios, la llegada de 3,7 millones de turistas, y los distintos artefactos utilizados para vivir la gran fiesta mundial del deporte, deja una extensa factura ambiental. Según la FIFA, el [tweetable]Mundial de Fútbol Brasil 2014 generará cerca de 2,72 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente[/tweetable], sin contar […]

  • 29 mayo, 2014

BBC_Brasil

La construcción o renovación de 12 estadios, la llegada de 3,7 millones de turistas, y los distintos artefactos utilizados para vivir la gran fiesta mundial del deporte, deja una extensa factura ambiental.

Según la FIFA, el [tweetable]Mundial de Fútbol Brasil 2014 generará cerca de 2,72 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente[/tweetable], sin contar las obras en estadios e infraestructura, o los millones de televisores encendidos en el mundo para ver cada partido.

Cómo se traducirá toda esta contaminación en emisiones de gases contaminantes, sin embargo, es una incógnita, incluso para los expertos.

Según el estudio presentado por la organización mundial del balompié, el transporte internacional sería la mayor fuente de emisiones, pero aún excluyendo este aspecto la huella de carbono en Brasil llegaría a ser 13 veces superior a la de Alemania 2006.

Esto podría significar que esta versión del Mundial podría ser uno de los eventos que genere mayor impacto ambiental de todos los tiempos, aunque la FIFA promete reducir esto con acciones específicas.

Además, el Gobierno del país también prometió medidas, pero los expertos señalan que la falta de datos oficiales (que incluyen el impacto de las obras en las 12 ciudades sede) es una mala señal.

Revise el artículo completo en BBC.