Al igual que Reino Unido, el tradicional estudio fundado en 1923 por don Rafael Figueroa –papá de Juan Agustín Figueroa– vive su propio Brexit. Después de un par de décadas trabajando juntos, los socios principales Gustavo Parraguez y Francisco y Jorge del Río han decidido fundar su propia oficina boutique de litigios civiles, comerciales y […]

  • 8 julio, 2016

Al igual que Reino Unido, el tradicional estudio fundado en 1923 por don Rafael Figueroa –papá de Juan Agustín Figueroa– vive su propio Brexit. Después de un par de décadas trabajando juntos, los socios principales Gustavo Parraguez y Francisco y Jorge del Río han decidido fundar su propia oficina boutique de litigios civiles, comerciales y vinculados a recursos naturales. Según cuentan, la razón para dividir aguas es para evitar conflictos de interés y lograr una especialización en cada área.

En octubre próximo dejarán las dependencias de Santa Lucía para trasladarse a Apoquindo. Parraguez y los Del Río los acompañarán la abogada Marcela Achurra y Guillermo Malatrassi (quienes serán socios del nuevo estudio) y el equipo actual de litigio.

En el estudio antiguo quedarán los socios Ignacio Figueroa, Rubén Bustillos, Medardo Lagos y sus equipos, que se dedicarán a materias penales y tributarias.
En el año 2008, con el alejamiento de Alberto Coddou, el estudio Figueroa y Coddou experimentó una completa renovación y pasó a llamarse DyP Abogados, estudio de Juan Agustín Figueroa, el cual se ha dedicado principalmente a la litigación y el arbitraje.