Por: María José Gutiérrez Cuando los argentinos fundadores de MercadoLibre, Marcos Galperin y Hernán Kazah, cursaban un MBA en Stanford, a Galperin le tocó llevar al aeropuerto a John Muse, cofundador de la firma de private equity Hicks Muse. El estudiante utilizó ese tiempo para contarle el plan de negocios que tenía para el “eBay […]

  • 12 noviembre, 2015

Por: María José Gutiérrez

network

Cuando los argentinos fundadores de MercadoLibre, Marcos Galperin y Hernán Kazah, cursaban un MBA en Stanford, a Galperin le tocó llevar al aeropuerto a John Muse, cofundador de la firma de private equity Hicks Muse. El estudiante utilizó ese tiempo para contarle el plan de negocios que tenía para el “eBay de Latinoamérica”. Muse acordó apoyar el emprendimiento y los argentinos lanzaron MercadoLibre. Y, con más de 11 millones de compradores, el resto es historia.

En la misma Escuela de negocios, el año pasado los chilenos Álvaro Alliende y Fernando Zavala se conocieron. Comenzaron apalancando las redes que hicieron durante el MBA y hoy, de vuelta en Chile, tienen una empresa financiera llamada Alza que, entre otras cosas, ayuda a las empresas a conseguir financiamiento en startups, y realiza ofertas de acciones privadas de compañías de Silicon Valley a inversionistas chilenos. “La red de Stanford es mundial y tenemos contactos en fondos de inversión de todo el mundo”, asegura Zavala.

En Stanford las historias de nuevos negocios que se gestaron al alero de un MBA sobran. Lo mismo en Harvard, Columbia, Insead y el IESE de Madrid. Pero las redes no son solamente contactos a la hora de hacer nuevos emprendimientos. Son clave a la hora de cambiarse de trabajo, pedir reuniones y hacer un CV. Un activo valioso a la hora de decidir dónde cursar un MBA.

 

Rankings

Sólo Harvard reúne 82.228 graduados en su red de Alumni repartidos en todo el mundo. La mitad de ellos son MBA. “Hay clubes de la Escuela de Negocios de Harvard (HBS) en todo el mundo, reuniones formales cada cinco años y otras oportunidades de trabajar juntos, incluyendo la New Venture Competition (concurso de emprendimiento que entrega 50 mil dólares al proyecto ganador) que se lleva a cabo cada primavera”, cuenta Cullen Schmitt, de HBS.

En Chile, el concepto Alumni es relativamente nuevo. En la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) existe desde julio de 2010; en la Universidad del Desarrollo desde 2014 y la FEN de la U. de Chile recién en marzo pasado extendió la red a los egresados de MBA, después de mirar varios planteles extranjeros. “Los acreditadores y rankings te exigen tener un Alumni especializado”, explica Alejandra Haddad, directora ejecutiva de la Escuela de Postgrado en Economía y Negocios de la Universidad de Chile.

De hecho, el ranking de América Economía pondera esta variable con un 25% a la hora de clasificar las mejores escuelas de negocios para cursar un MBA. Ahí, el número de asociaciones de ex alumnos, número de asociados y puntaje de ex alumnos históricos son los tres criterios que se miden junto a la fortaleza académica de la institución (40%), internacionalización (20%) y producción de conocimiento (15%).

De acuerdo a estas mediciones, el programa de la UAI ocupa el segundo lugar entre las escuelas de negocios en Latinoamérica; la Universidad Católica, el quinto; la Universidad de Chile, el séptimo; la del Desarrollo, el lugar 11 y la Diego Portales, el 12.

 

Tómate un café en la empresa

Hace tres años, egresados del programa MBA de la Universidad Diego Portales se reunieron con el objetivo de crear una red activa que permitiera promover de forma continua el desarrollo personal y profesional de los ex alumnos, además de fortalecer el networking. La Asociación de Egresados MBA UDP -de la cual el gerente general de la agencia de publicidad La-Familia, Ernesto Osses, es uno de los directores– organiza hoy variadas actividades como seminarios con expertos, charlas presentadas por destacados profesores internacionales, talleres de actualización de conocimientos específicos, coaching y actividades sociales.

A su vez, la Escuela de Negocios de la UAI, con un presupuesto anual de 160 millones de pesos, lleva a cabo actividades deportivas y sociales inter universidades (entre la UAI, U. de Chile y UC), cafés temáticos mensuales, ferias empresariales, encuentros con head hunters, charlas de mercado laboral, talleres de desarrollo de carrera, asesoría y coaching individual. A través de “Tómate un café en la empresa”, la UAI tiene un programa de mentores con apoyo de la red de colaboradores del programa internacional de MBA que trabajan en Chile en cargos importantes, traspasando experiencia y contactos a los nuevos egresados.

[box num=”]

La UC, en tanto, además de clubes temáticos que reúnen de 30 a 60 personas, desarrolla charlas temáticas de contingencia, futbolitos, cicletadas, after office bimensuales y desayunos a empresas –como Latam y Santander– para “ampliar su conocimiento en distintos rubros y tener una visión más clara de las competencias que necesitan para trabajar en un determinado sector empresarial”, cuenta Maricarmen Gallastegui, coordinadora de Redes y Graduados MBA UC.

 

Proactividad

Hace un mes, la UC llevó a cabo en la Casa Central el MBA Chile Network que realiza todos los años junto a la U. de Chile y la UAI, una vez en cada institución. Al evento asistieron 180 alumnos y graduados de los diferentes programas, un universo de más de 12 mil personas.

El tamaño de la red de Alumni de los planteles varía desde los 1.500 egresados, en el caso del MBA de la Universidad del Desarrollo, hasta los 8.000 en el caso de la Universidad de Chile. La red de egresados de MBA-UC está formada por alrededor de 3.500 personas, más 400 alumnos regulares que tienen anualmente.

“Alternativas de encuentro hay muchas, y continuamente estamos pensando y buscando diferentes actividades para realizar que sean atractivas y aporten valor a nuestra red, pero finalmente dependerá en gran medida de cómo cada persona gestiona su redes y cómo utiliza las diferentes herramientas que el MBA pone a disposición para el encuentro”, asegura Gallastegui.

En la FEN de la U. de Chile coinciden en el diagnóstico: “Algunos son súper proactivos. Cuando quedan sin trabajo vienen a hablar conmigo, los contacto con egresados que están en empresas donde a ellos les gustaría trabajar. Pero yo les digo que traten de venir a todas las reuniones, para crear redes. Las redes funcionan cuando la gente participa”, dice Haddad.

 

Dime dónde estudiaste y te diré quién eres

En Chile, sólo la UAI ofrece un programa full time de MBA, y es atendido en un 95% por extranjeros. Las demás escuelas de postgrado chilenas ofrecen variantes “Executive”, es decir, complementarias a la vida laboral, y se llevan a cabo, en general, en las tardes y los días sábados.

A la hora de elegir dónde estudiar, además de considerar el precio -que va desde los 350 UF– las mallas y programas son distintos en cada institución, lo que se refleja luego en sus redes.

El ESE de la Universidad de los Andes, por ejemplo, está orientado a la alta dirección de empresas, con estudiantes de 33 años promedio. “La red Alumni es el primer gran valor de nuestros programas”, asegura el académico Álvaro Pezoa. “Una parte importante de los alumnos llega a través de recomendaciones de egresados. Ellos valoran mucho la red de contacto. Gente que ha hecho negocios o sociedades juntas dejando o compatibilizando sus trabajos”, agrega.

“El desarrollo de nuevas redes de contacto en el MBA es más bien una inversión de largo plazo que viene casi por añadidura al hecho de compartir experiencias laborales con un grupo de personas completamente distintas entre sí. El primer día de MBA, todos teníamos un cartel de gerentes de A o B, algunos con más y algunos con menos experiencia, pero todos distintos y en búsqueda de algo que ninguno sabía muy bien qué era. Hoy te puedo decir que todos tenemos una relación de amistad y colaboración, que lo generan en una primera instancia las clases, el desarrollo de trabajos grupales, las actividades de la universidad, etc. En estos momentos cualquiera puede conseguirse el correo electrónico de Juanito o Pedrito, pero si uno no posee una historia de disposición para con ellos, no existirá ningún incentivo en colaborar”, cuenta Juan José Ravera, MBA del ESE.

[box num=”2″]

En la UDD, la red de egresados se caracteriza por tener muchos emprendedores, seriales o del mundo corporativo. Durante el máster deben desarrollar un proyecto de emprendimiento, que muchas veces se concreta en sociedades reales, cuenta Hernán Cheyre, director académico.

Entre los egresados de los últimos años están Sergio Galano, Mauricio Aguirre y Christian Gómez, quienes durante el MBA formaron una empresa llamada EasyParking, una plataforma operada desde teléfonos inteligentes, que permite el control de acceso, asignación dinámica y reserva en tiempo real de estacionamientos; y Gonzalo Morere y Rodrigo Miranda, que tras formar redes de trabajo en el MBA crearon “Loockea”, una aplicación para celulares donde se reemplaza la clásica pantalla de bloqueo por contenidos de interés de cada usuario.

En la UAI existen tres programas de MBA. Advance (AMBA), de 40 alumnos con 18 años de experiencia que se desempeñan en cargos gerenciales; Executive (EMBA), para profesionales en áreas de negocios con 10 años de experiencia en promedio que quieren realizar un cambio importante en sus carreras o desarrollar un emprendimiento, y el International Program (IPMBA) que es full time, enfocado en profesionales extranjeros con cinco años de experiencia y edad promedio de 28 años.
Al cabo de tres años de egreso de EMBA, el 62% de los egresados están en cargos directivos o son dueños de empresas, con una tasa de crecimiento del sueldo líquido mensual de aproximadamente 49% en promedio.

“El foco de la enseñanza de nuestra Escuela de Negocios es transmitir que verdaderamente sabemos de negocios, y lo realizamos a través del desarrollo de habilidades para la alta dirección. Es de suma importancia transmitir los valores que hacen distinta a esta institución, es decir, los negocios transparentes, sustentables, con foco en las personas y en crear oportunidades”, asegura Mauricio Villena, vicedecano de Postgrado e Investigación de la UAI.

Cristian Lefevre, CEO de Ernst and Young Chile; Carlos Carvajal, CFO de GFKAdimark, y Enrique Hernández, socio y gerente general de Aurys Consulting, en tanto son parte del Alumni MBA de la UAI.

En el plantel de la U. de Chile, en tanto, estudiaron Alejandro Cerda, socio de KPMG; Claudio Santander, presidente del directorio de Empresa Masvida; Cristián Armas, gerente general de la constructora Armas; Cristina Bitar, socia de Azerta, y Rubén Alvarado, gerente general de Metro.

El empresario Christoph Schiess, los abogados Clemente Pérez y Pedro Pellegrini, y el síndico de quiebras Herman Chadwick forman parte de la red Alumni MBA-UC.

 

Participación femenina, la gran deuda

De los 407 alumnos que estudiarán en la Clase de 2017 en Stanford, 19% son minorías estadounidenses, 40% son extranjeros de 54 países y 40% son mujeres. En Harvard, de los 900 estudiantes de MBA, 41% son mujeres.
Chile está a años luz de estas cifras. En los programas chilenos, la cifra promedia 15%. ¿La razón? Por un lado, está en línea con la participación laboral femenina que según el INE es de 48,4%, casi seis puntos bajo el promedio de la OCDE. En la misma línea, el porcentaje de mujeres ejecutivas es también bajo.
A esto se suma la variable de que al pedir más de cinco años de experiencia para cursar un MBA, calza con el momento en que, por lo general, las mujeres están en otra etapa, donde el sacrificio de tiempo, factores económico, comienzo de familia, etc., están por sobre los estudios, explican en la UDD.
“En todos los programas universitarios, están equilibrados los géneros, pero en MBA la participación no es tan alta como nos gustaría”, advierte Mauricio Villena de la UAI. Para eso, el plantel desarrolló por primera vez el programa “Woman’s leadership Program”, de una semana en Miami, que apunta a la gerencia y espera generar un efecto en el interés en posteriores MBA.
Para atraer más mujeres, la Facultad de Economía y Empresa UDP, en conjunto con su Centro de Excelencia en Gobierno Corporativo y Mujeres Empresarias, ofrecen el programa Board of Women (BOW), orientado a mujeres profesionales que buscan formar habilidades directivas y desarrollar competencias para ejercer un liderazgo estratégico o perfeccionar su conocimiento en gobierno corporativo. Es un programa intensivo de alta dirección abordado en 12 sesiones, una por semana durante aproximadamente dos meses. •••