Rocío Chávez identificó una necesidad. Se dio cuenta de que había muchos ejecutivos con interés y espaldas para financiar arte, pero que no tenían el conocimiento ni las redes para transformarse en coleccionistas. Así, en 2013, junto a María Eliana Morales, su socia en DZYAN –firma que arma colecciones para empresas– e Irene Abujatum, directora […]

  • 17 septiembre, 2015

negocios-b

Rocío Chávez identificó una necesidad. Se dio cuenta de que había muchos ejecutivos con interés y espaldas para financiar arte, pero que no tenían el conocimiento ni las redes para transformarse en coleccionistas. Así, en 2013, junto a María Eliana Morales, su socia en DZYAN –firma que arma colecciones para empresas– e Irene Abujatum, directora de Feria Ch.ACO, crearon Grupo C, una red que permite a interesados en el arte compartir experiencias a través de charlas y exposiciones.

Los miembros de este selecto grupo –que actualmente reúne a 12 personas– pagan una membresía que les da acceso a un completo y exigente programa de visitas a ferias, exposiciones y charlas privadas –actualmente son invitados VIP a ferias de arte internacionales como Art Basel Miami o Arte Ba en Argentina– y acceder así a los conocimientos necesarios para adquirir obras de diferentes corrientes artísticas –que en algunos casos superan los 5.000 dólares– y armar sus propias colecciones.

Para lograr este objetivo, además Grupo C, que debe su nombre a la C de coleccionismo, tiene una asociación con la revista especializada TONIC, con la cual comparten eventos y acceden a conocimiento específico sobre el mercado del arte.

Rocío Chávez comenta que el boca a boca ha sido su mejor carta de presentación, porque no cualquiera puede entrar en este exclusivo grupo: deben ser personas que tengan un interés genuino por el arte y tiempo para dedicar a las actividades.