La noticia de que la recuperación de la economía en China perdió fuerza en el primer trimestre provocó una ola de pesimismo ayer que se extendió por los mercados mundiales, desde las naciones emergentes hasta las potencias desarrolladas, y desde las transacciones de divisas hasta los precios de los commodities y las bolsas globales. Hacia […]

  • 16 abril, 2013

La noticia de que la recuperación de la economía en China perdió fuerza en el primer trimestre provocó una ola de pesimismo ayer que se extendió por los mercados mundiales, desde las naciones emergentes hasta las potencias desarrolladas, y desde las transacciones de divisas hasta los precios de los commodities y las bolsas globales.

Hacia el final de la jornada, además, los mercados recibieron otro golpe, luego de que una serie de explosiones en Boston generaran versiones sobre un atentado terrorista. Las explosiones ocurrieron a las 14:56 hora de Boston y quince minutos después la policía confirmó los estallidos. Aunque los indicadores bursátiles en EEUU ya marcaban una clara tendencia negativa, la noticia profundizó las caídas y probablemente seguirá impactando hoy en los mercados.

Debilidad global


El PIB de la segunda economía del planeta creció 7,7% en los primeros tres meses de este año, por debajo del 8,0% que esperaban los analistas, y desacelerándose respecto del 7,9% del cuarto trimestre de 2012.

La noticia se sumó a una serie de señales en las últimas semanas que apuntan a que la recuperación global se está debilitando. El FMI publicará hoy su reporte semestral del Panorama Económico Global, pero según un borrador al que tuvo acceso Bloomberg el organismo rebajó su proyección para el PIB de EEUU y del mundo este año. Un reporte separado del Banco Mundial recortó sus pronósticos para las economías emergentes de Asia en 2013. Y crecen las advertencias de que Alemania, la mayor economía de Europa, caería en recesión en el tercer trimestre.

Para acceder al artículo completo entra a Diario Financiero.