La isla espera una inversión de 700 millones de dólares para la construcción de nuevos recintos de alto nivel, especialmente desde China

  • 13 marzo, 2019

Cuba recibe con los brazos abiertos al turismo de lujo. Y los empresarios chinos están liderando el negocio. Según el sitio especializado Reportur, la isla espera una inversión de 700 millones de dólares para la construcción de nuevos recintos de alto nivel entre los que figura un exclusivo establecimiento en la Marina Hemingway de La Habana; así como un resort junto a un campo de golf, en Bellomonte.

Estas inversiones buscan aprovechar el buen momento que atraviesa el turismo de lujo en la isla así como el impulso del gobierno, tras el éxito de los primeros cinco estrellas de la capital: el gran manzana de Kempinski, que abrió sus puertas en junio de 2017 y el Grand Packard de Iberostar, que comenzó a operar en septiembre pasado.

Cuba y China tienen una relación histórica de amistad que las autoridades isleñas buscan aprovechar para aumentar el turismo. En 2018, Cuba recibió más de 4 millones de turistas y para este año espera superar los 5 millones, de los cuales unos 50 mil serían ciudadanos chinos, especialmente tras la apertura de una ruta de Air China que une semanalmente a Beijing y La Habana, con escala en Montreal, Canadá.

Con el objetivo de aumentar el turismo exclusivo, Cuba proyecta además la construcción de otros 12 hoteles.

Según el periódico Granma, el ministro de Turismo de Cuba, Manuel Marrero, anunció la llegada de varias cadenas para atender a una clientela que antes no consideraba al país como destino y también para enfrentar la crisis en Venezuela, su hoy aproblemado aliado y proveedor de petróleo.