Fue entre agosto y septiembre, mientras que Corfo y Albemarle intentaban llegar a un acuerdo en la fórmula para fijar el precio preferente al que la estadounidense venderá el 25% de su producción de litio en el país, que la empresa contactó al abogado de Philippi Prietocarrizosa FerreroDU & Urría, Cristián Conejeros. Experto en resolución […]

  • 20 diciembre, 2018

Fue entre agosto y septiembre, mientras que Corfo y Albemarle intentaban llegar a un acuerdo en la fórmula para fijar el precio preferente al que la estadounidense venderá el 25% de su producción de litio en el país, que la empresa contactó al abogado de Philippi Prietocarrizosa FerreroDU & Urría, Cristián Conejeros. Experto en resolución de disputas, arbitrajes y solución alternativa de conflictos, el abogado ha asesorado a importantes compañías en arbitrajes domésticos e internacionales, tanto comerciales como de inversión, entre ellos, algunos relacionados con cláusulas de fijación de precios de gas e hidrocarburos.

Las negociaciones para alcanzar un consenso en la fijación del precio no llegaron a buen término: Mientras Corfo pide usar como referencia el precio de venta de la filial chilena de Albemarle a su matriz, a juicio de la estadounidense este debe fijarse sobre la base de ventas a terceros no relacionados.

Así, el rol de Conejeros ahora será representar a Albemarle en el arbitraje que anunció Corfo el 17 de octubre pasado ante la Cámara de Comercio Internacional (ICC). El abogado designado por la estatal para este caso es Andrés Jana, de Bofill Mir & Alvarez Jana.

Corfo anunció que la demanda sería presentada este 20 de diciembre ante la ICC, la que luego será notificada a Albemarle. El arbitraje, en todo caso, se dará en suelo chileno, los árbitros pueden ser de cualquier nacionalidad, pero el presidente no podrá ser ni estadounidense ni chileno.

Conejeros es abogado de la UC, magíster en Derecho de la Universidad de Columbia y Posgrado de Derecho Español de la Universidad de Alcalá en España. Es socio de Philippi desde 2013 y antes trabajó como socio de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira. En 2004 fue consejero para América Latina y la Península Ibérica de la Corte Internacional de Arbitraje de la CCI de París.