Hace pocas semanas, la embajada de Estados Unidos volvió a abrir se Cuba luego de 54 años de hostilidades, aunque el comercio aún no se ha adentrado en la isla. Sin embargo, unas pocas y creativas empresas han encontrado resquicios que les han permitido hacer negocios en Cuba, y así es como lo hicieron. Airbnb […]

  • 23 septiembre, 2015

cuba

Hace pocas semanas, la embajada de Estados Unidos volvió a abrir se Cuba luego de 54 años de hostilidades, aunque el comercio aún no se ha adentrado en la isla. Sin embargo, unas pocas y creativas empresas han encontrado resquicios que les han permitido hacer negocios en Cuba, y así es como lo hicieron.

  • Airbnb

Dos meses después de su lanzamiento en Cuba, en abril, Airbnb tenía alrededor de 2000 anuncios. Si bien solo el 5% de los cubanos tienen acceso a internet, Airbnb dice que algunos hosts de la isla tienen familiares y amigos en otros países que manipulan sus anuncios.

  • Tyson Foods

Tyson ha estado haciendo negocios con Cuba desde el 2000, cuando se levantaron algunas restricciones a los productos agrícolas. El pollo congelado vendido por el gigante de los alimentos contribuye a US$ 350 millones del valor de los productos agrícolas que EEUU vende a Cuba cada año.

  • Cargill

El gigante agrícola ha estado liderando la carga para el levantamiento del embargo comercial completo. Su CEO dice que muchas de las restricciones de EEUU permiten que otros competidores extranjeros vendan los mismos productos a un precio más barato.

  • MasterCard

En enero, MasterCard anunció que comenzará a procesar transacciones de tarjetas de crédito de Estados Unidos en Cuba, por lo que es la primera compañía de la tarjeta de crédito importante a hacerlo, pero hasta el momento solamente los bancos que no son de EEUU están dispuestos a apoyar a las tarjetas de crédito.

  • Netflix

La expansión del servicio de streaming en Cuba fue en gran medida simbólica, debido a la falta de acceso a internet en la mayor parte del país. Pero algunos dicen que es una buena jugada de Netflix para tener la ventaja, mientras que muchas empresas estadounidenses aún no se expanden en Cuba.

Revise el artículo completo en Inc.