En estos tiempos de encierro obligatorio, muchos comercios ven la urgencia de desarrollar un sitio de comercio electrónico para ofrecer sus productos a aquellos consumidores impedidos de visitar sus locales. Más allá de las exigencias técnicas, no deben olvidar las obligaciones establecidas en la Ley de Protección al Consumidor y la Ley de Protección a la Vida Privada.
Por Santiago Ortúzar, Socio Alessandri Abogados

  • 2 julio, 2020
  1. Promoción: si quiere hacer publicidad dirigida a consumidores específicos (ofertas, promociones o publicidad personalizada), es necesario obtener los consentimientos expresos e inequívocos para contactarlos. Si bien existen empresas que ofrecen bases de datos masivas, estas no son legales y con la inminente nueva ley de Protección de Datos Personales la multas serán aumentadas substancialmente. Lo anterior es sin perjuicio del procedimiento que debe existir para atender los reclamos del “Registro No molestar” vigente hace más de 10 años por el Sernac.

 

  1. Términos y condiciones: toda página web debe tener los términos y condiciones que establecen las exigencias de acceso, y del procedimiento y condiciones de la venta, pago y entrega. Los términos y condiciones regulan todo lo que ocurre entre el vendedor y el consumidor y en todo aquello que no se menciona rige el principio del beneficio de la duda a favor del consumidor.

 

  1. Política de privacidad y política de cookies: todo sitio debe tenerlas. La captación de los datos de los consumidores es una parte esencial de cualquier e-commerce, no solo para celebrar y dar cumplimiento a la compraventa, sino además, estos son ampliamente utilizados para predecir el comportamiento de los consumidores y así poder llegar con la oferta precisa y relevante en el momento oportuno. Todo esto debe realizarse respetando los derechos de los titulares de los datos. La protección de datos es una garantía constitucional. (Artículo 19 N°4).

 

  1. Proveedores: es importante revisar que sus proveedores tengan las mismas políticas mencionadas anteriormente. La mayoría de las páginas de e-commerce cuentan con proveedores externos para el sistema de pago y entrega de los productos, aunque para el consumidor es un solo servicio y, por ende, una sola responsabilidad.

 

  1. Modelo de cumplimiento: es conveniente crearlo, tanto en materia de protección al consumidor como en protección de datos personales, no solamente por establecer un cierto orden en los procedimientos necesarios para entregar un buen servicio, sino además, por los grandes beneficios que otorga la ley a aquellos que los han implementado y registrado.