Con una apuesta bien definida, que apunta a ofrecer tres corridas de asientos , pero con un solvente comportamiento Off Road se estrenó esta nueva SUV del fabricante norteamericano. Algo inusual en un mercado como el chileno que comercializa un 70% de SUV con tracción simple 4×2. El gigante de la automoción Chevrolet, marca ancla […]

  • 19 julio, 2018

Con una apuesta bien definida, que apunta a ofrecer tres corridas de asientos , pero con un solvente comportamiento Off Road se estrenó esta nueva SUV del fabricante norteamericano. Algo inusual en un mercado como el chileno que comercializa un 70% de SUV con tracción simple 4×2.

El gigante de la automoción Chevrolet, marca ancla del grupo General Motors, ha evolucionado al ritmo que marcan las tendencias y es hoy una firma que destaca tanto en camionetas, con una nutrida gama de pick-ups; y en SUV, line-up que ahora se completa con la llegada de la nueva Chevrolet Trailblazer; un utilitario deportivo grande, con tres corridas de asientos, pero que se desmarca de los modelos que hacen tendencia mediante un poderoso motor diésel y verdaderas capacidades todoterreno, en una época donde estos vehículos son más para ir al supermercado, que para enfrentar el desierto o la montaña.

De tamaño grande, sus formas son tributarias al enfoque de diseño actual de la marca para sus productos, con el corbatín como protagonista de su “doble máscara”. Formas redondeadas, alternadas con suaves nervaduras, caracterizan su perfil. Sus formas evocan robustez y confianza, una de las virtudes que logra transmitir a su conductor y ocupantes.

La calidad de fabricante global de General Motors, permite que su interior sea muy cercano en calidad y equipamiento a las grandes pick-up americanas de la marca, como Silverado, por lo que la amplitud y el correcto ensamble de los elementos son clave en la sensación de calidad que transmite.

Esta confianza proviene de su motor Duramax de 2,8 litros, en cuatros cilindros de ciclo Diésel, turbocargado capaz de desarrollar 200 caballos de fuerza con un abundante torque (la expresión de “fuerza” del vehículo) de 500 Nm; que trabaja en conjunto con una transmisión automática de 6 velocidades, una buena altura del piso y una suspensión que ofrece buen confort en terreno difícil y buena precisión en carretera.

El resultado es un SUV robusto, que brinda seguridad. Bien insonorizado, la conjugación de su motor y transmisión, tienen buenos resultados en términos de velocidad y fuerza. Se conduce con gran seguridad en caminos malos, y siempre entrega la certeza que tendrá el poder suficiente para librar bien variados desafíos.

En confort, cuenta con una pantalla táctil, que permite el acceso al sistema MyLink, con Apple Car y Android Auto, además de un navegador con mapeo de 8 países de Sudamérica (con caminos secundarios incluidos), además de hacer de monitor de la cámara de reversa integrada.

Control de estabilidad, de descenso (muy útil en pendientes), caja de transferencia electrónica, y sensores de colisión frontal, son parte de su equipo en seguridad, reafirmado por los anclajes isofix para asientos de niños.

Precio de lanzamiento con bono de $ 19.990.000, con financiamiento de la marca. Luego estará disponible a partir de $ 21.990.000.