Para hablar de bitcoins, necesitamos saber que el término viene de las criptomonedas. Para ello, Bitlicense, la primera licencia para monedas digitales en Estados Unidos emitida por el Estado de Nueva York, define las criptomonedas como “cualquier tipo unidad digital, creada u obtenida mediante el cálculo matemático, cuyo sistema está basado en internet y que […]

  • 13 diciembre, 2017

Para hablar de bitcoins, necesitamos saber que el término viene de las criptomonedas. Para ello, Bitlicense, la primera licencia para monedas digitales en Estados Unidos emitida por el Estado de Nueva York, define las criptomonedas como “cualquier tipo unidad digital, creada u obtenida mediante el cálculo matemático, cuyo sistema está basado en internet y que se utiliza como un medio de cambio o una forma de valor digitalmente almacenado”.

Definido lo anterior, SAP, la empresa global líder en desarrollo de soluciones empresariales, enumera algunas características del bitcoin para entender mejor qué es y cómo funciona:

Criptomoneda descentralizada. No existe una autoridad reguladora o gestora de la moneda. Si existe un “libro mayor”, que registra todas las transacciones en el orden que se llevaron a cabo. Además, les pone una “estampa” con la hora a la que sucedieron.

Hay una red que tiene acceso al “libro mayor”, llamado Blockchain. Así, en vez de que sólo haya una sola copia del registro, existe una red que permite que prácticamente todos tengan acceso al registro de transacciones.

No se puede falsificar, porque las unidades “se imprimen” a partir de problemas matemáticos muy complejos. Cada cierto minuto, se crea un nuevo problema y las diferentes partes de la red tratan de solucionarlo; quienes resuelvan rápidamente el problema se llevarán bitcoins como “premio”. A este proceso de compilación se le llama “minería”. No hay forma de falsificar respuestas, fingir criptomonedas, o inventar problemas fuera de los tiempos marcados, lo cual limita el número de unidades existentes.

El precio de los bitcoins está determinado por la oferta y la demanda. Cada bitcoin tiene adherido en su código una “clave” o “llave privada” que puede ser compartida para tomar u otorgar la posesión del mismo. En los inicios de esta criptomoneda, alguien que quisiera hacerse con bitcoins para transaccionar tenía que buscar personal o virtualmente a alguien interesado en vender/comprar.

Ya que hay más de 700 monedas digitales diferentes, se podría decir que hay un mismo número de libros mayores o Blockchains que registran toda la actividad del tipo o ecosistema de criptomonedas de las que guardan registro.

Esta moneda está teniendo un gran avance y una de las estrategias de crecimiento es la propuesta por los desarrolladores de bitcoin consiste en hacer que las transacciones ocupen menos espacio mediante una tecnología llamada SegWit, que soluciona temporalmente el problema del atasco sin afectar al número de nodos. En paralelo, se están desarrollando canales de pago seguros y descentralizados llamados Lightning Networks. Es como una capa añadida sobre la cadena principal. Estos canales permitirán hacer millones de transacciones con comisiones muy bajas sin impactar en el tamaño de la blockchain.

La importancia de los bitcoins es cada vez mayor y las empresas pueden beneficiarse con su uso para la gestión de pagos, pues cuenta con tarifas más bajas, están protegidos contra el fraude, se pueden hacer pagos internacionales de manera rápida y cuentan con transparencia contable.