El vuelo del avión Falcon 20 que despegó en octubre del año pasado desde el aeropuerto internacional de Ottawa en Canadá hizo historia: fue el primero en volar con combustible 100% biológico. “Es realmente inspirador dar el primer paso hacia un futuro amigable con el medio ambiente”, dijo Tim Leslie, el piloto del avión que […]

  • 26 febrero, 2013
Falcon 20

Falcon 20

El vuelo del avión Falcon 20 que despegó en octubre del año pasado desde el aeropuerto internacional de Ottawa en Canadá hizo historia: fue el primero en volar con combustible 100% biológico.

“Es realmente inspirador dar el primer paso hacia un futuro amigable con el medio ambiente”, dijo Tim Leslie, el piloto del avión que alcanzó los 9.000 metros de altura, afirma BBC.

A diferencia de los aeroplanos convencionales que utilizan kerosene -un tipo de combustible fósil y contaminante-, el Falcon 20 se cargó con un combustible derivado del aceite de la semilla de colza, una planta similar al repollo. Sin embargo, el avión pudo haber también contado con otros biocombustibles disponibles, como los provenientes de alga, linaza y cáscara de coco, entre muchos otros.

Este tipo de combustible es considerado “verde” y amigable al medio ambiente, ya que su materia prima corresponde a plantas que, en la etapa de crecimiento, absorben el dióxido de carbono de la atmósfera. Luego, al ser transformadas en gasolina, lo liberan, de modo que no se agregan gases de  efecto invernadero extra al ecosistema. Por ende, los biocombustibles son percibidos como una eficiente alternativa para reducir la huella de carbono en la industria de la aviación.

Este sector es responsable del 2% del total de la emisión de gases de efecto invernadero, sostiene el Panel Intergubernamental de Cambio Climático. “Sin embargo, su impacto en el medio ambiente es superior” señala Steven Barrett, profesor de aeronáutica del MIT y director del Laboratorio de Aviación y Medio Ambiente. Según el académico, las emisiones de los aviones afectaría entre un 5 y un 10%.

Debido a que el transporte aéreo está creciendo rápidamente, se hace necesario encontrar una alternativa sustentable para prevenir que los efectos continúen empeorándose. Entre 2013 y 2030, estima la Organización Internacional de Aviación Civil de la ONU, el número de pasajeros y de vuelos podría duplicarse.

Revise el artículo completo en BBC.