Un millón cien mil duendes mágicos llegaron esta temporada hasta las tiendas de Cencosud y ya hay algunos agotados. Los muñecos, creados por Bernardita Astaburuaga, que apelan al rescate de las tradiciones navideñas y a la imaginación de los niños, están causando furor en la población infantil. “Nunca pensé que esta se iba a convertir en la campaña promocional más grande de Chile”, afirma.

  • 6 diciembre, 2018

Podría ser el taller navideño del Viejo Pascuero, pero en lugar de quedar en el Polo Norte está en China. Y los duendes aquí no trabajan; ellos son los regalos. Este año más de un millón de duendes fueron fabricados por partes, cosidos y embalados en containers que navegaron 45 días hasta llegar a nuestras tierras. Una vez aquí pasan por aduana y viajan a Santiago, donde son revisados uno a uno antes de ser cuidadosamente empaquetados para finalmente instalarse en las tiendas donde los niños los buscan hace ya seis años. “Mi duende mágico”, una colección de duendes de juguete, se ha transformado en un verdadero fenómeno superventas que además ha instalado toda una narración en torno a la magia de estas fiestas y la imaginación infantil. Esta Navidad, la nueva generación de duendes está cargada a los colores e inspirada bajo el concepto de “La magia de ser tú mismo”. Azulina, Goldy, Mandarina, Fucsia, Menta y Colorito, Limón y Chocolata, son sensación: este año, el pedido total fue de 1.100.000 unidades para Chile, más categorías de vestuario, decoración, papelería, perfumería y más. La marca ya estuvo en Colombia y  ahora está en Perú con 40 mil unidades, que debieran ir creciendo cada temporada.

“Me sorprende mucho cuando me dicen: le diste el palo al gato”, dice Bernardita Astaburuaga (47), creadora de Mi duende mágico y socia de La Zona Marketing Global, “como si esto fuera algo fortuito y no existiera un día a día de trabajo, de  creación, de corrección de detalles, entre mil gestiones. Y sobreviviendo a proyectos que no funcionaron”.

Para ver la nota completa y otros contenidos exclusivos debes estar suscrito a Revista Capital

Si ya eres suscriptor ingresa aquí