El presidente de la Fed reconoció que está considerando el efecto negativo que podría tener en la economía un nuevo plan de compra de bonos. No obstante, Bernanke ha asegurado que el banco central está preparado para actuar según sea necesario. Los riesgos de un nuevo programa de estímulo pesan en la decisión final del […]

  • 31 agosto, 2012

El presidente de la Fed reconoció que está considerando el efecto negativo que podría tener en la economía un nuevo plan de compra de bonos. No obstante, Bernanke ha asegurado que el banco central está preparado para actuar según sea necesario.

Los riesgos de un nuevo programa de estímulo pesan en la decisión final del banco central. Así se desprende del discurso preparado por Ben Bernanke para ser pronunciado en la conferencia de Jackson Hole.

En su intervención, el presidente de la Reserva Federal sugiere que la entidad toma en consideración los posibles efectos de más política acomodaticia.

Aunque en sus palabras no hay señales de que el nuevo plan de estímulo vaya a ser inminente, el jefe del banco central estadounidense ha defendido que los costos de la política monetaria ultracomodaticia parecen manejables por lo que no hay que descartar más medidas de apoyo si las condiciones económicas lo justifican.

Tomando en cuenta el contexto general, existiría cierta decepción de los inversionistas por la interpretación de que Bernanke habría usado su reunión en Jackson Hole para generar expectativas.

Por otra parte hay quienes aún intentan darle un sentido a los dichos del mandamás de la Fed y lo hacen como aspectos muy similares a las minutas de la Fed.

Lea el artículo completo en Diario Financiero.