El impacto del uso de las redes sociales por parte de los colaboradores de una empresa va más allá de las horas destinadas a esto o la baja en la productividad de estos mismos. Respecto a ello, una investigación realizada por la Universidad Abierta Interamericana (UAI) de Argentina, señala que el 42% de los trabajadores […]

  • 23 noviembre, 2017

El impacto del uso de las redes sociales por parte de los colaboradores de una empresa va más allá de las horas destinadas a esto o la baja en la productividad de estos mismos. Respecto a ello, una investigación realizada por la Universidad Abierta Interamericana (UAI) de Argentina, señala que el 42% de los trabajadores de Latinoamérica acceden durante sus horas laborales a sus redes sociales, pudiendo verse afectada la productividad en hasta un 18% en sus tareas diarias.

Desde NovaRed, empresa de seguridad TI, advierten que el impacto en el uso de las RRSS dentro de la organización va más allá de la productividad y puede ser altísimo si es que no se toman los resguardos necesarios.

Aquellas empresas que no cuentan con restricciones o bloqueos para estas se ven expuestas a diversos peligros como la filtración de malware sobre el equipo utilizado para la navegación y posterior propagación a través de la red empresarial.

Asimismo, puede ocurrir la temida fuga de información que no sólo puede generar un impacto importante dentro de la compañía al filtrarse información confidencial que puede ser sumamente relevante para el negocio, sino que pueden existir daños a terceros lo que se traduce en demandas legales, además de pérdida de confianza y reputación de la empresa.

Sin ir más allá, a comienzos de este año hackers rusos lograron acceder al equipo de un funcionario del Pentágono en Estados Unidos a través de las RRSS. En este caso una cuenta bot adjuntó un enlace en una publicación en Twitter promoviendo un atractivo paquete vacacional y el funcionario sin dudar hizo click lo que ocasionó un grave problema de seguridad.

“Poco se ha hecho con el uso de RRSS y es ahí donde los hackers han aprovechado la oportunidad utilizando cuentas falsas para propagar virus, malwares, entre otros, aprovechando que las personas sienten mayor confianza a darle click a los vínculos por considerar muchas veces que se está ‘entre amigos’”, señala Daniel Castillo, subgerente SOC & Compliance de NovaRed.

Y es que, según datos de la compañía, los ataques informáticos a través de redes sociales se elevaron en un 145% durante el año 2016 tan solo en Facebook, Instagram y Linkedin. De hecho, una encuesta realizada por PwC señaló que en 2015 al menos una de cada ocho empresas sufrió una violación o brecha de seguridad derivada de un ataque realizado a través de redes sociales, cifra que se seguro pudo haber aumentado en 2016 y lo que va de 2017, dado que los hackers aún ven a estas plataformas como un blanco productivo.

Se sugiere a las compañías crear una política de uso de RRSS y utilizar ciertas herramientas tecnológicas que permitan restringir y controlar su uso entre sus colaboradores durante la jornada laboral. Según datos entregados por la empresa NovaRed, las más utilizadas son los filtros de contenido los cuales poseen funcionalidades básicas como restringir el acceso total, como otras más avanzadas que permiten bloquear funcionalidades específicas dentro de la red social, como por ejemplo los chats, y subida o descarga de videos. Adicionalmente, existen herramientas que permiten inspeccionar si existiera fuga de información, descarga de malwares, uso del tráfico, entre otros.