Primero fue la Unión Europea y ahora Japón y Estados Unidos se unieron a las críticas por las políticas restrictivas aplicadas por el gobierno de Cristina Fernández durante los últimos años que han provocado disgusto entre los países exportadores, por las constantes trabas a las importaciones. Todo comenzó cuando la Unión Europea presentó una queja […]

  • 23 agosto, 2012

Primero fue la Unión Europea y ahora Japón y Estados Unidos se unieron a las críticas por las políticas restrictivas aplicadas por el gobierno de Cristina Fernández durante los últimos años que han provocado disgusto entre los países exportadores, por las constantes trabas a las importaciones.

Todo comenzó cuando la Unión Europea presentó una queja a la Organización Mundial del Comercio -OMC- luego que el Estado argentino expropiara la petrolera YPF a la empresa española Repsol. “Son la expresión de una dirección política en Argentina que es muy preocupante para las empresas europeas”, sostenía el comunicado.

[box num=”1″]

Hoy, el medio español El País hace mención a una nueva queja presentada por Japón y Estados Unidos. Estos solicitaron a la OMC iniciar un período de consultas con el gobierno argentino por aquellas medidas aplicadas desde el 2008, las cuales denuncian que son restrictivas para las importaciones y “discriminatorias” respecto a los productos de origen doméstico. Además, el informe señala que “no parecen guardar relación alguna con la aplicación de ninguna medida bajo los acuerdos de la OMC”.

El País, hace especial mención al alcance que han tenido estas restricciones: el 2011 afectaron cerca de 500 millones de euros de exportaciones comunitarias y en lo que va de este año, se estima que podría  ascender a los 8.300 millones de euros.

Lo más complicado de la situación es que el proceso podría tomar años. En primera instansia -una vez que se presenta la queja- se abre un plazo de dos meses para que ambas partes discutan e intenten llegar a acuerdo. Si eso no sucede, el demandante puede pedir a la OMC la elaboración de un panel de expertos que arbitre la disputa.

Si bien el problema parece afectar sólo a las grandes potencias, no es así. Importantes empresas nacionales han denunciado también las innumerables trabas que deben enfrentar en el comercio argentino. Para conocer quiénes se han visto afectados, revise el artículo elaborado por el periodista de Revista Capital, Fernando Vega:  Argentina haciendo el aguante