Apple anunciará mañana los resultados de su tercer trimestre fiscal (abril -junio) en el que se espera que vuelva a marcar un récord de cifras negativas, tomando en cuenta que en el período anterior, el gigante tecnológico sufrió el primer declive en su facturación en trece años, principalmente por el retroceso en la demanda de […]

  • 25 julio, 2016

empleado-apple

Apple anunciará mañana los resultados de su tercer trimestre fiscal (abril -junio) en el que se espera que vuelva a marcar un récord de cifras negativas, tomando en cuenta que en el período anterior, el gigante tecnológico sufrió el primer declive en su facturación en trece años, principalmente por el retroceso en la demanda de su dispositivo estrella, el iPhone.

Según estimaciones de analistas del sector, las ventas de la firma californiana habrían caído 15,3% a US$ 42 mil millones, mientra que las ganancias habrían retrocedido 24,9% a US$ 7.281 millones o US$ 1,39 por acción. L

os beneficios ya habían declinado 22,7% entre enero y marzo a US$ 10.500 millones, equivalentes a US$ 1,9 por título.

La estimación consensuada del margen bruto para los tres meses a junio es de 38%, lo que se ubica en el extremo superior de las proyecciones de la propia compañía. Este dato se ha venido reduciendo año a año, a medida que las rebajas de costos han sido más que contrarrestadas por la pérdida de eficiencia en manufacturas por volumen, y por la mayor relevancia en sus ventas del iPhone SE, la versión más económica de sus smartphones.

Pese a la apuesta por modelos más baratos, Apple ha perdido terreno en China, su principal mercado, donde recientemente cayó al quinto lugar en ventas, desplazado por rivales locales como Huawei, Oppo, Xiaomi y Vivo.

A esto se suma además la falta de nuevos lanzamientos en el tope de su gama, con el nuevo iPhone 7 esperado recién para septiembre, algo que aprovechó Samsung para recuperar terreno con su Galaxy S7.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.