Crítico de la actuación del Ministerio Público en los casos de corrupción y financiamiento irregular de la política, Carlos Mora asegura que las frustradas expectativas de mayores sanciones a los involucrados terminaron por dañar a la propia justicia. Mora defendió al ex ministro Jorge Insunza, cuyo caso fue cerrado el 11 de diciembre pasado, y antes, a Carlos Ominami.

  • 17 enero, 2019

-¿Cómo se le explica a la gente que al final casi todos los casos de corrupción y cohecho terminaron en nada?

-Yo también me pregunto dónde quedaron las grandes penas que arriesgaban los imputados si al final de cuentas quienes propusieron salidas, las ofrecieron o solicitaron fueron los mismos fiscales. El sistema procesal termina pagando las consecuencias de esta inflación de expectativas. Hubo gente presa y después todo terminó en juicios abreviados. Y la expectativa era cárcel para todos. Investigar a todo un grupo de personas para ver si se encuentra algo no es razonable. La investigación penal es sobre hechos. Entonces, al abrir una causa respecto de un sector específico de personas se genera una expectativa y así no se investiga. Ese es el problema.

-¿Lo dice por Insunza?

-Insunza ni siquiera fue formalizado, solo investigado y de oficio, sin siquiera antecedentes.

-Pero por delitos como negociación incompatible y fraude al fisco…

-El fiscal Gajardo nos dijo que creía estar frente a los delitos de fraude al fisco y negociación incompatible, delito tributario y cohecho, pero sin determinarnos ningún hecho. La fiscalía solamente pidió diligencias en el primer mes, cuando a nuestro juicio la causa ya estaba agotada. El fiscal Felipe Sepúlveda, que fue el último fiscal que tomó esta causa, se dio cuenta de que efectivamente había que terminarla porque no había nada más que hacer. Esta decisión se pudo haber tomado al principio.

-El Consejo de Defensa del Estado afirmaba que había fraude al fisco por asesorías verbales…

– Este caso era muy complejo porque teníamos demasiadas aristas abiertas y, además, el Ministerio Público había oficiado al Servicio de Impuestos Internos para ver si había delitos tributarios. Entonces, efectivamente el Ministerio Público investigó minuciosamente antes de tomar su decisión.