El clima extremo en los países del norte ha terminado de arruinar las cosechas claves. Tanto así que se espera que este año la cosecha del maíz caiga a su nivel más bajo dese 1995. Sólo en julio de este año el precio del trigo y el maíz se disparó en un 25%, mientras […]

  • 4 septiembre, 2012

 

El clima extremo en los países del norte ha terminado de arruinar las cosechas claves. Tanto así que se espera que este año la cosecha del maíz caiga a su nivel más bajo dese 1995.

Sólo en julio de este año el precio del trigo y el maíz se disparó en un 25%, mientras que la soja en un 17%. El problema de estas alzas es que su traslado a los alimentos es inmedianto. Si bien CNN afirma que, según la encuesta Gallup los miembros de los países desarrollados tienen capacidad de asumir -dolorosamente- el alza del precio en los alimentos. No pasa lo mismo con los habitantes de las naciones subdesarrolladas donde los alimentos son el principal gasto, afectándolos drásticamente en su costo de vida.

Tan crítica es la situación que casi no la comparan con la crisis alimentaria del 2007-2008 donde se dispararon los precios del grano a tal punto que hubo protestas y revueltas en más de 30 países, impulsadas por valor del pan.

Más bien lo compara con lo que sucedió el 2010, año en que una terrible sequía afectó a Rusia lo que la llevó a suspender la exportación de cereales, desatando lo que hoy se conoce como la “primavera árabe”.

[box num=”1″]

¿Cómo sucedió esto? Egipto es el principal importador de trigo. Durante la crisis del 2007-2008, si bien el precio del grano se disparó, el gobierno de Mubarak tenía los fondos para subsidiar el alza y mantener el “pan barato”. Sin embargo, el 2010 se repitió la situación y esta vez el gobierno del egipcio no contaba con el dinero necesario para mantener el precio del pan que terminó escalando a precios nunca antes vistos en la nación árabe. Fue entonces cuando el “pan barato” desapareció y los ciudadanos se rebelaron contra el gobierno desatando la primavera árabe.

Para el 2013 se esperan precios iguales e inclusos más altos lo que provocaría incontables protestas, denuncias y revueltas que podrían terminar con una nueva crisis. ¿Qué pasaría? CNN no descarta problemas en China quien es especialmente vulnerable a la inflación en los alimentos, tanto así, que sólo en julio del 2011 el costo de vida aumentó en un 6,5%.

Habrá que esperar a ver qué pasa, aunque los índices de precios en las bolsas de comercio ya indican que la cosa no anda bien.

Para más detalles y notas relacionadas, revise el artículo de CNN