El recién nominado presidente del Tribunal Constitucional, Iván Aróstica Maldonado –quien asume el 28 de agosto–, nació y reside hasta el día de hoy en San Miguel, y ha dicho a sus cercanos que no pretende dejar su comuna natal. “Es una persona a la que le ha ido bien, pero es de un bajo […]

  • 17 agosto, 2017

El recién nominado presidente del Tribunal Constitucional, Iván Aróstica Maldonado –quien asume el 28 de agosto–, nació y reside hasta el día de hoy en San Miguel, y ha dicho a sus cercanos que no pretende dejar su comuna natal. “Es una persona a la que le ha ido bien, pero es de un bajo perfil extremo”, cuenta un abogado que lo conoce.

De 60 años, casado y con dos hijos, el jurista, ex alumno del Liceo de Aplicación y de la Universidad de Chile fue jefe de la división jurídica del Ministerio del Interior, encabezado por Rodrigo Hinzpeter, durante el gobierno de Sebastián Piñera, y llegó al TC tras ser nominado por el ex mandatario. En todo caso, desde su entorno aseguran que es “un error” tildarlo como “el jefe jurídico de la derecha”. Esto, pues durante la Concertación fue miembro de comisiones arbitrales del MOP.

En cuanto a su carrera profesional, fue fiscal de la Caja de Previsión de la Defensa Nacional (Capredena); consultor de instituciones públicas, como la Contraloría General de la República, Ministerio de Obras Públicas, Comisión Nacional del Medio Ambiente y Subtel; además de asesor de empresas del sector privado, como Endesa, Metrogas, Hidroaysén, Asociación de Distribuidores de Gas Natural, entre otras. Fue socio de Ramiro Mendoza en Mendoza Aróstica Zabala, y, cuentan, “es de muchos conocidos pero de vida social poco activa”. “No tiene teléfono de senadores en el celular ni redes políticas”, asegura un jurista.

Entre sus principales tareas está el requerimiento de los senadores de Chile Vamos, por la aprobación del proyecto de aborto en tres causales, que ya fue aprobado en el Congreso Nacional.