LONDRES — El saqueo de piezas antiguas fue tan extendido en Irak después de la caída de Sadam Husein en 2003, que se volvió un símbolo del caos posterior a la invasión estadounidense. Más de quince años después, el Reino Unido regresó un puñado de objetos, algunos de hasta cinco mil años de antigüedad, que […]

  • 13 agosto, 2018

LONDRES — El saqueo de piezas antiguas fue tan extendido en Irak después de la caída de Sadam Husein en 2003, que se volvió un símbolo del caos posterior a la invasión estadounidense.

Más de quince años después, el Reino Unido regresó un puñado de objetos, algunos de hasta cinco mil años de antigüedad, que fueron incautados por la policía a un comerciante de arte en 2003 en Londres e identificados por personal del Museo Británico apenas este año.

El comerciante, que ahora ha dejado de serlo, no tenía documentación que acreditara la propiedad legal de las piezas, señaló el museo en una declaración. Permanecieron con la policía sin que nadie las reclamara durante más de una década y este año pasaron al Museo Británico para ser analizadas.

Los objetos fueron entregados el 10 de agosto a funcionarios iraquíes durante una ceremonia en Londres y serán exhibidos en el Museo Nacional de Irak en Bagdad.

Continúa leyendo este artículo en: The New York Times