Desde la película Entre copas, el pinot noir se ha puesto de moda y Chile no podía quedar al margen. Aunque todavía no conocemos un gran pinot noir chileno, hay un puñado de etiquetas recomendables, sobre todo, por su frescor y una fruta amable y sin mayores complejidades. Para beberlos más fríos, son una […]

  • 4 abril, 2008

 

Desde la película Entre copas, el pinot noir se ha puesto de moda y Chile no podía quedar al margen.

Aunque todavía no conocemos un gran pinot noir chileno, hay un puñado de etiquetas recomendables, sobre todo, por su frescor y una fruta amable y sin mayores complejidades. Para beberlos más fríos, son una buena alternativa. La última apuesta por la cepa la hace una de las marcas más exitosas del vino chileno de hoy: Montes Alpha. Aplaudido por sus syrah, merlot, cabernet sauvignon y chardonnay, agrega ahora un pinot noir. Lo probamos junto a su enólogo, Aurelio Montes del Campo, hijo del fundador de la viña. No es fácil llamarse así en un medio tan pequeño como éste, pero Aurelio Montes jr. lo ha hecho bien, porque tiene un carácter franco y llano. Su mirada resulta honesta y ajena a las pompas.

El Montes Alpha Pinot Noir 2006 viene de Leyda y sus 12 meses en barrica se notan, pero tras un rato en la copa se va abriendo y aparecen tonos a cereza madura, frutilla y especias. Sin ser descollante, se bebe con gusto. La añada 2007 es un paso adelante, con su fruta potente y una acidez más viva. Si son fanáticos de los Alpha, deberían echar un vistazo a este recién llegado.