Es el tan acertado y motivador título que la National Gallery de Londres ha dado a la exposición de la obra del impresionista español Joaquín Sorolla y Bastida (1863–1923). Con ella da la bienvenida a la primavera e inaugura su calendario de actividades de 2019.
Por: María Teresa Herreros

  • 28 marzo, 2019

Recién abierta al público, esta esperada muestra cuenta con 60 obras que llenan las amplias salas de exposiciones de la Sainsbury Wing de esta galería y que abarcan toda la carrera del artista. Incluyen retratos, paisajes y escenas de la vida española, así como las vistas del jardín y escenas de playa por las que Sorolla es conocido en el mundo entero. Ubicados en acertada curatoría y con un imprescindible texto explicativo al comienzo de ellas, llevan a destinar largos minutos de deleite y descubrimiento de los luminosos temas y escenas que Sorolla eligió a lo largo de su vida.

Esta es la primera retrospectiva del artista en el Reino Unido desde 1908, cuando el propio Sorolla montó una exposición en las galerías Grafton de Londres, donde fue reconocido como el Mejor Pintor Viviente del mundo.  “Maestro de la luz” da la posibilidad de admirar una serie de sus pinturas sociales tempranas, especialmente las espléndidas La vuelta de la pesca (1894, Musée d’Orsay, Paris), de 2.65 × 4.03 m, y Cosiendo la vela (1896, Fondazione Musei Civici di Venezia)

Esta última, de 2.22 m x 3 m, reina en la segunda sala. Frente a ella se reúne numeroso público. Es primavera y el sol del mediodía entra desde el costado derecho del jardín donde las mujeres reparan la vela, e ilumina los dobleces de la tela blanquecina extendida sobre el suelo. Es un jardín de Jávea, pueblo situado en la costa alicantina, donde se ha instalado el pintor. “Esto tiene lo que yo deseo y más, y si tú vieras lo que yo tengo delante de mi casita, no encontrarías palabras para enaltecerlo, yo enmudezco de la emoción que aún me domina…” escribe a su esposa Clotilde (1896). Cinco alegres mujeres reparan la vela y dan movimiento a la escena, una de ellas, sentada, es ayudada por un hombre vestido de colores con un fajín, rojo que recibe en su espalda los rayos de sol repletos de luz que se filtran por entre columnas azules.

En la misma sala se ubica La vuelta de la pesca (1894), que muestra en primer plano a pescadores llevando su embarcación a la playa ayudados por dos bueyes de mirada cansina, uno marrón y el otro blanco, y por la vela inflada en la que dibuja el sol del atardecer. Todos sobre los diferentes reflejos de sus figuras sobre las olas que ya se mueven mansas al llegar a la arena.

 

Más adelante, frente a una imagen completamente distinta, los visitantes se detienen a comprender el mensaje del impactante óleo ¡Triste herencia! (1899), un punto de inflexión en la carrera del artista, que representó su deseo de capturar escenas de la vida cotidiana sin evitar sus defectos y aristas. Fue el llamado Realismo Social cuando los artistas se enfocaron en los ancianos, los tristes, los enfermos, evitando mostrar continuamente figuras bellas, atractivas, felices.

Con posterioridad a esta época, volvió a sus mares, soles, paisajes. Muestra sobresaliente de ello es Caminando a orillas del mar (1909). En ella, las dos refinadas figuras de la esposa del artista y de su hija mayor pasean por la playa. El Dr. Gabriele Finaldi, director de la National Gallery, expresó: “Entre Goya y Picasso, Sorolla fue el pintor más célebre de España. Pintó temas sociales duros, pero se hizo famoso por sus escenas de playa bañadas por el sol y sus exuberantes jardines. Nadie antes ni desde entonces ha pintado la luz del sol mediterránea como Sorolla”.

 

Joaquín Sorolla  y Bastida (1863-1923)

Nació en Valencia y quedó huérfano a la edad de dos años. Estudió en Roma y París. Usando pigmentos fuertemente empastados combinó una manera impresionista con temas narrativos y anecdóticos. En 1920 sufrió un ataque vascular mientras pintaba en su jardín. Estuvo paralizado por más de tres años y murió en 1923.

Sorolla, Maestro de la luz. National Gallery de Londres, abierta hasta el 7 de julio.