Acaba de inaugurar una exposición en el MAVI que incluye pinturas, objetos y fotografías. Inspirado en un ensayo filosófico, Samy Benmayor indaga en los espacios de la memoria y el olvido. Reflexiona, pero también se ríe, porque tiende a preferir lo cómico. Habla de humor, de redes sociales, de fotografía y de revoluciones. “Siento que la vida es bastante absurda”, concluye el pintor.

  • 16 enero, 2020