La autora de la novela ‘Kintsugi’ y los cuentos de ‘Lugar’ propone algunas de sus últimas lecturas. Las novelas del escritor argentino Rodrigo Fresán y la japonesa Hiromi Kawakami forman parte de esta selección que también incluye novedades, clásicos y títulos en inglés.

  • 17 abril, 2019

La parte soñada (Rodrigo Fresán)

“Porque los mejores libros siempre nos enseñan a leer y a leerlos. Esta es una de mis novelas favoritas de la vida. La segunda entrega de una monumental trilogía compuesta por La parte inventada y La parte recordada (a publicarse en algún momento de este año). Fresán vuelve a hacer de la literatura una fiesta. La imaginación erudita/pop del autor argentino se desborda en una historia sobre dos hermanos escritores, un hombre que quiere vender el último de sus sueños en un mundo que ha dejado de soñar. Cumbres Borrascosas, la familia Brontë, Nabokov y tanto más. Un verdadero homenaje al acto de leer.”

La mujer singular y la ciudad (Vivian Gornick)

“Unas memorias sobre una gran relación de amor: la de una mujer y la ciudad en que habita. La protagonista de esta historia repasa su vida, sus relaciones amorosas y una amistad que es a la vez felicidad y veneno, mientras se pierde por las calles de Manhattan. La belleza con la que escribe Gornick es de otro planeta. Para subrayar el libro entero. (Y, si les gusta, pueden seguir con Apegos feroces, otra maravilla de la misma autora, también disponible en español).”

El buen soldado (Ford Madox Ford)

“Hay finales de novela que deberían ser enmarcados y expuestos en un (improbable) museo de la literatura. Ahí compartirían vitrina las últimas líneas de The Great Gatsby, Mrs. Dalloway o ese devastador último párrafo de Bonsai de Alejandro Zambra. Y, entre ellos, en un puesto de honor, bajo una luz incandescente, debiera también tener su lugar el final de The Good Soldier (1915), de Ford Madox Ford.

Es famoso por su primera línea: “Esta es la historia más triste que jamás he oído”. Hace poco salió una nueva traducción por Sexto Piso. Una novela conmovedora y terrible, de personajes que no saben quererse o se quieren a destiempo. Es “la historia más triste” porque no tiene el carácter irrevocable y ominoso de las tragedias; es la pena profunda de las malas decisiones y los peores silencios, de esas historias en que no hay grandes villanos ni obstáculos más que la propia ceguera o testarudez. Un gran clásico que a veces puede pasar desapercibido en librerías. Yo, lo regalo cada vez que puedo.”

El cielo es azul, la tierra blanca (Hiromi Kawakami)

“La protagonista de esta historia comienza a acercarse de a poquito a uno de sus antiguos profesores, a quien siempre se encuentra comiendo solo en un bar. La relación entre ellos va transformándose con el paso del tiempo y es de las cosas más lindas que he leído en la vida. Leer un libro de Kawakami es querer leerlos todos.”

Postales de Invierno (Ann Beattie)

“Un libro que me gustaría haber encontrado antes en mi vida. Es la primera novela de la escritora estadounidense Ann Beattie y es de una astucia impresionante. La anécdota es simple: Charles y su obsesión por Laura, una mujer casada, la compañía de su mejor amigo, Sam, y todas las cosas mínimas que pasan en una ciudad cubierta de nieve. La edición de Libros del Asteroide viene además con un prólogo bellísimo de Rodrigo Fresán.”

***

BONUS TRACK

“Por si quieres animarte a leer en inglés (obras que aún no están traducidas al castellano):  Quedé absolutamente deslumbrada con Fen, los cuentos de la muy joven escritora británica Daisy Johnson (nominada al Man Booker Prize con solo 28 años por su novela Everything Under, la más joven en toda la historia de ese premio). Y Convenience store woman de Sayaka Murata, una novelita rara sobre una mujer que trabaja en un minimarket en Tokio. También recomiendo mucho Lost Children Archive de la mexicana Valeria Luiselli, una road movie por Estados Unidos, persiguiendo ecos y sonidos y con el trasfondo de la crisis migratoria que aqueja a ese país. O, el nuevo libro de esa gigante de los cuentos que es Amy Hempel: Sing to it que acaba de salir hace solo un par de semanas.”

 

 

. . .

María José Navia (Santiago, 1982) es autora de las novelas Sant y Kintsugi y de los libros de cuentos Instrucciones para ser feliz y Lugar. Este último resultó finalista del Premio Municipal de Literatura el año 2018. En la actualidad, trabaja como profesora en la Facultad de Letras de la Pontificia Universidad Católica de Chile.