Hace sólo algunos días se estrenó en el Festival de Cine de Berlín Shine a light, el último documental de Martin Scorsese. ¿Los protagonistas? Nada más y nada menos que The Rolling Stones. Imperdible.

  • 4 abril, 2008

Las películas de Martin Scorsese están plagadas de canciones extraordinarias. El director las usa no sólo como una pintura emocional sobre el celuloide, sino también como referencias históricas y a veces, me atrevería a decir, por el puro gusto de escucharlas fuerte en una buena sala de cine. Obsesivo y notable –al igual que sus películas– Scorsese es un gran testigo, fanático y conocedor en las artes del blues y el rock and roll. De hecho, su filmografía tiene ya antecedentes importantes en el género documental, donde el tema vuelve a ser siempre el mismo: la música, los músicos, el retrato de una era (ver notas). Pero la última hazaña del director tiene relación con una de sus bandas favoritas: The Rolling Stones. A pesar de haberlos homenajeado en muchas de las grandes escenas de sus mejores películas, hacía falta un registro de lo que los Stones aún saben hacer mejor que nadie: tocar en vivo. Para eso convenció a los dinosaurios del rock para realizar dos conciertos en el Beacon Theater –un pequeño y bellísimo teatro en el Upper Manhattan–, y registrar allí lo que ocurriera con la mayor cantidad de cámaras posibles. Esas imágenes, además de algunas de archivo y entrevistas tras bambalinas, conforman lo que hace algunos días se estrenó en el festival de Cine de Berlín bajo el título de Shine a light.

Los que lo han visto reportan que el documental, a pesar de los reparos o sospechas que la figura de los Stones pueda generar a estas alturas, es una verdadera sobredosis de rock and roll, una celebración de la energía que hizo de los Stones un mito y de Scorsese uno de los directores más respetados del planeta. El pequeño teatro imprime una veta casi íntima al ritual y deja a los Stones sin pirotecnias a las que echar mano, obligándolos a hacer lo que mejor saben: tocar rock and roll. Sin fecha aún de estreno en nuestro país, es altamente probable que se estrene en DVD antes que en salas. Un imperdible del cine, cubriendo a una banda inolvidable. Un lujo.