Lo mejor del festival este año vino desde Puerto Rico. Si bien Nelly Furtado hizo un show notable, su categoría y popularidad global hacían que una presentación sólo correcta fuese impresentable. La nostalgia de los Framptons, EW&Fs y Journeys fue patética, por más que la TV se hiciera cargo de celebrarlos como estrellas con […]

  • 24 marzo, 2008

 

Lo mejor del festival este año vino desde Puerto Rico. Si bien Nelly Furtado hizo un show notable, su categoría y popularidad global hacían que una presentación sólo correcta fuese impresentable. La nostalgia de los Framptons, EW&Fs y Journeys fue patética, por más que la TV se hiciera cargo de celebrarlos como estrellas con algo que decir a estas alturas. Pero Calle 13, este dúo boricua que todos creen que hace reggaeton, pero que hacen tanto más que sólo eso, fue la bestia luminosa del festival. Con mucho más que una caja de ritmos como acompañamiento, Residente y Visitante dieron muestra de lo mejor que puede ofrecernos el ranking hispano hoy en día. Lo que más sorprende de Calle 13 es la impactante capacidad lírica de Residente, un tipo con más chispa y lengua que el mismísimo difunto Julio Martínez. Conviene escuchar detenidamente sus rimas, sus cadencias y sus inflexiones, ya que me huele que por esa vía es por donde hay más holgura para progresar en la música pop en español. Simplemente notable.