Cuentos de encierro, una tormentosa historia de amor y un misterioso encargo, son algunos de los relatos cuya lectura proponemos. También una larga investigación que revela los años chilenos del cineasta Raúl Ruiz y un libro de fotografías que muestra los rostros que habitan nuestras calles, bajo una mirada distinta. Por Felipe Gana, Guido Macari y Sofía García-Huidobro.

  • 16 octubre, 2019

La pirámide (Sergio Bizzio)

Los cuentos reunidos en este volumen tienen algo en común –también con el resto de la obra del escritor argentino–; la sensación de encierro como efecto para narrar la historia. Ya sea un oficinista perseguido por un velador; un hombre en el cuerpo de un conocido con una vida miserable; una escultura que usa el espacio de un departamento a punto de colapsar; o el más textual, un faraón que resucita dentro de su cripta real. Todos narrados con la soltura y precisión de un escritor que viene forjando una obra sólida y necesaria, con libros imprescindibles como Rabia, publicado en Chile por esta misma editorial. La pirámide es una entrada segura al mundo de Bizzio, del cual, como en sus cuentos, es muy difícil salir.  FG.

El corazón de Yamato (Aki Shimazaki)

“Tengo casi treinta y las cosas me van muy bien, salvo por el hecho de que todavía no tengo una novia con la que formar una familia”, relata el protagonista de esta novela, Aoki Takashi. Trabaja en una importante empresa japonesa y el amor es un tema que ha postergado. Sin embargo, de golpe se enamora de Yuko Tanase, una recepcionista de la compañía con quien comparte clases de francés. Así, nace una relación entre ambos, pero el problema surge cuando el heredero de un banco se fija en ella y pide su mano. La trama da un giro, Aoki y Yuko deben tomar caminos distintos y enfrentar la pérdida de un amor, con todas las preguntas que eso implica. Todo esto en una sociedad en que el sacrificio y el honor son motivos fuertes para tomar decisiones dolorosas. GM.

Los años chilenos de Raúl Ruiz (Yenny Cáceres)

¿Quién era Ruiz antes de exiliarse en Francia? Esta investigación relata su vida desde sus primeros años creativos en la ciudad de Concepción, donde conoció a actores como Luis Alarcón y Delfina Guzmán. La periodista entrevistó a Ruiz meses antes de su muerte, y a partir de sus páginas el lector no solo conoce a un personaje, sino una época; ver la relación de amor-odio del artista con su país, un socialista que es crítico de la Unidad Popular. Esta es también una crónica generacional, sobre cómo era la sociedad y particularmente el cine chileno durante la década de los 60 y 70. Se trata de un libro que no está dirigido a la academia, sino a quienes buscan grandes historias, incluso para quienes no han visto la filmografía del más prolífico cineasta chileno. GM.

Ángeles de pelo negro (Carla Mc Kay)

Uno de los ensayos incluidos en el libro de fotografías de la artista plástica y exprofesora de educación física, Carla Mc Kay, dice: “Entonces la ciudad parece estar habitada solo por ellos”. Tiene toda la razón, los ocupantes de estos retratos invaden los distintos lugares donde han sido retratados; ya sea Valparaíso, Santiago o Lima. Estos “ángeles de pelo negro” se muestran duros y vulnerables a la vez, cada uno posee una historia propia, que aparece al observar las imágenes reveladas por la cámara de Mc Kay, siempre minimalista pero con halos pop o glam. Hay de todo –de skinheads a emos, pasando por trashers, raperos, incluso participantes de una “marcha zombie”–, un completo pantone de habitantes urbanos. Este libro se puede hojear y leer como una novela de los espacios que habitamos, con iluminadores textos de las escritoras María José Viera-Gallo, Alejandra Costamagna, Mariana Enríquez y Carmen García. FG.   

   

El encargo (Sergio Waisman)

Dos hombres se encuentran en un tren, y comienzan a contarse, en un relato interrumpido por sus propios desórdenes mentales, las circunstancias que los hacen coincidir en ese preciso lugar, rumbo a un pueblo remoto al interior de Argentina. El padre de uno y el primo del otro son solo el comienzo de una larga madeja que empieza a desenredarse –y a enredarse también–, mientras las historias familiares suman duelos, abandonos, amores, traiciones y migrañas. Iván Kohen y Sergio Mancino avanzan juntos en este recorrido mientras otros personajes van apareciendo y despareciendo de manera un tanto misteriosa. El escritor argentino Sergio Waisman traspasa el tiempo, nos lleva a la provincia, y hace que a partir de un encargo, todo parezca posible. SGH.