Tenía buenas intenciones, pero destrozó la pieza de arte. Cecilia Giménez, una octogenaria vecina de Borja en la región de Zaragoza, España, se ofreció para restaurar la obra Ecce Homo del pintor español Elías García Martínez del siglo XIX, pero el resultado fue desastroso (ver foto). La pintura estaba en el Santuario de la […]

  • 22 agosto, 2012

 

Tenía buenas intenciones, pero destrozó la pieza de arte. Cecilia Giménez, una octogenaria vecina de Borja en la región de Zaragoza, España, se ofreció para restaurar la obra Ecce Homo del pintor español Elías García Martínez del siglo XIX, pero el resultado fue desastroso (ver foto).

La pintura estaba en el Santuario de la Misericordia, una pequeña iglesia de propiedad del Hospital Sancti Spíritus. Giménez dice que actuó con el consentimiento del sacerdote, pero un concejal del municipio niega los hechos.

Si bien la obra no era muy conocida, sí tenía un gran valor sentimental para el pueblo, ya que García Martínez fue profesor de la Escuela de Arte de Zaragoza, y sus descendientes aún tienen relación con el pueblo. De hecho, el tercer hijo de García se casó en Borja y vive allí con su familia.

El lunes una restauradora profesional evaluará los daños e intentará reparar la obra.

Lea los detalles de la malograda restauración y la defensa de la familia de Giménez en El País.