Este viernes se estrena la producción en conjunto de Fabula, Fremantle y Kapow basada en la historia de “La Manada”, grupo que en 2016 abusó sexualmente de una joven española en la fiesta de San Fermín y posteriormente viralizó los videos del hecho. Conversamos con tres de sus protagonistas, Amparo Noguera, María Gracia Omegna y Francisco Reyes, quienes nos cuentan su mirada de la serie.

  • 8 julio, 2020

La serie producida por Fabula, Fremantle y Kapow, que se estrena este 10 de julio en Amazon Prime Video y próximamente en TVN, trata la historia de Blanca Ibarra (Antonia Giesen), una adolescente de 17 años de la clase alta de la sociedad santiaguina, alumna del colegio católico Santa Inés. Luego de destaparse un caso de abusos sexuales reiterados por parte de un profesor del colegio, Ibarra se convierte en la líder de un movimiento feminista que se toma la sede para manifestarse y exigir la expulsión del profesor. Poco después, la estudiante desaparece luego de ser abusada por compañeros del colegio pertenecientes a un grupo llamado “La Jauría”. Con el pasar de los capítulos, la serie va revelando una red de abusos organizada. Ese y más secretos de la familia Ibarra, del colegio y de su director, el padre Belmar, serán descubiertos por las expertas en crímenes de género, protagonizadas por Antonia Zegers, María Gracia Omegna y Daniela Vega.

Para María Gracia Omega, quien personifica a la subcomisario de delitos sexuales Carla Farías, la serie de ocho capítulos refleja el empoderamiento femenino a través de la mirada tanto de sus directora, la argentina Lucía Puenzo, como del guión de Marialy Rivas, Sergio Castro y Nicolás Puenzo, y de los personajes de ese género, que son los protagonistas. “Es un proyecto hablado desde una perspectiva femenina y eso es un acto de mayor feminismo que hablar del concepto”, dice.

Las manifestaciones en la serie que comienzan por casos de abuso son alimentadas y adquieren adherencia tras la desaparición de Blanca Ibarra. Es ahí donde apoderados, profesores y alumnos se muestras disidentes de la causa y se produce un conflicto que escala a redes sociales y a la opinión pública. “En el caso de este colegio hay padres y madres que no creen en lo que le dicen las chicas” explica Francisco Reyes. “Ya sea por defensa de su status quo o no atreverse a generar acciones que puedas afectar a su establishment, a su grupo familiar, desestiman o directamente niegan o actúan en contra de esas niñas que están expresando un acontecer”, dice el actor quien interpreta al sacerdote Belmar, personaje inspirado en el caso de las adopciones ilegales por parte del sacerdote Gerardo Joannon en la década de los ‘80.

Funas y Redes Sociales

La trama con el pasar de los capítulos, y la indagación de las tres detectives, desvela que La Jauría es una red liderada por “El Lobo”, personaje al que buscan incansablemente por ser el autor intelectual de los crímenes contra Bianca y otras mujeres. En el intertanto, las funas en redes sociales son una pieza clave para hacer presión ante la prensa y la investigación de la PDI. Reyes dice que éstas “generan un espacio ficticio e ilusorio de la justicia y por el individualismo en el que estamos. Mucha gente cree que es llegar y funar, y hacer justicia por sus manos.  No es tan así. No es la red social la llamada a solucionar esos problemas”.

“Las alumnas de este colegio queriendo denunciar les están tapando la boca, las están reprimiendo. Es distinto cuando la funa no pasa por eso, se vuelve una moralina súper peligrosa”, agrega Omegna. “La funa nace cuando los sistemas judiciales no funcionan o no hay nadie que te proteja. Ahí yo busco poder defenderme o que esa persona no le haga daño a otros, pero hay un conducto y si uno no lo respeta siento que es volver a la ley del más fuerte y a mi no me interesa eso”, añade.

Segunda temporada

Ya en 2018, los hermanos Larraín le presentaron el proyecto a la productora británica Fremantle y a la argentina Kapow –con la que Fabula co-produjo El Presidente–, para más adelante adjudicarle los derechos a la serie a Amazon Prime Video, lo que significa que La Jauría estará disponible en 200 países, además de ser transmitida en Chile por TVN. Las grabaciones se realizaron durante el primer semestre de 2019 y finalizaron antes del estallido social. “Los movimientos más jóvenes están rompiendo parámetros y estructura obsoletas y eso lo destaco de esta producción”, dice Amparo Noguera, quien interpreta a la madre de Ibarra.

Durante estas semanas la segunda temporada del thriller sicológico debería haber estado en rodaje, lo que fue pospuesto por la pandemia de coronavirus.