Cuando nieva en los cerros y en la cordillera, Santiago se transforma por algunas horas en una capital sin competencia en este planeta. Díganme chauvinista, señálenme como un interlocutor parcial, no hay problema. Pero estoy convencido de que el título de esta columna le hace justicia al espectáculo que significa Santiago al día siguiente de […]

  • 5 julio, 2019

Cuando nieva en los cerros y en la cordillera, Santiago se transforma por algunas horas en una capital sin competencia en este planeta. Díganme chauvinista, señálenme como un interlocutor parcial, no hay problema. Pero estoy convencido de que el título de esta columna le hace justicia al espectáculo que significa Santiago al día siguiente de la nevazón. Qué mejor argumento que estas magníficas fotos.

Una de ellas, esa que permite observar Santiago desde cierta distancia, con la nieve azulada por el efecto de la luz, está tomada desde el cerro Manquehuito por @pooint.cl

La otra, en la cual observamos a una persona caminando, fue realizada en el cerro Pochoco a las dos de la mañana, y logra esa luminosidad gracias a una larga exposición. El crédito es para @benjaminmorenophoto.