Frank Ocean es un adelantado. Un compositor sofisticado, que con apenas 24 años y sólo un disco solista, se alza como un verdadero renovador del género R&B. Hay quienes ya lo ubican a la altura de artistas tan transformadores como Marvin Gaye, Stevie Wonder y Prince. Y no es tan exagerado, la verdad. Hasta la […]

  • 25 enero, 2013
Frank Main

Frank Main

Frank Ocean es un adelantado. Un compositor sofisticado, que con apenas 24 años y sólo un disco solista, se alza como un verdadero renovador del género R&B. Hay quienes ya lo ubican a la altura de artistas tan transformadores como Marvin Gaye, Stevie Wonder y Prince. Y no es tan exagerado, la verdad.

Hasta la edición de su álbum debut, Channel orange (2012), Ocean se había forjado una carrera como compositor y colaborador por encargo. En los últimos años sus canciones fueron grabadas por Beyonce, Nas, Justin Bieber, Jay-Z, Kanye West, entre otros artistas.

En 2011 presentó Nostalgia, Ultra, una especie de adelanto de su trabajo solista, que llamó la atención de la crítica por el aire fresco de sus composiciones y un original acercamiento al R&B contemporáneo, un género que en las últimas dos décadas no había dado signos de evolución, manteniéndose estancado en la mera comercialización y el uso de fórmulas compositivas.

Al contrario, la música de Frank Ocean se presenta como un ejercicio creativo atípico, movedizo e inesperado, sin ataduras ni estructuras preestablecidas. Es así como sólo una de las doce canciones de su debut parece ceñirse a las reglas clásicas del hit radial. El disco es una excursión casual y sugestiva, que se mueve con sapiencia entre el soul, el jazz, el electro y el R&B.

Existen evocaciones a sonidos como los de Stevie Wonder o Prince, pero la propuesta de Ocean no transita por la clásica seducción rítmica y vocal de la música negra. Sus canciones son construidas bajo un concepto liberal que lo hace rozar con el Avant-Garde y una especie de surrealismo musical. A eso debemos sumar la calidad lírica del autor, que consigue detallar con sabiduría y humanidad el universo de personajes que deambula entre el infortunio, las adicciones y el desamor.

Ocean es un artista multidimensional que utiliza el formato musical como un fondo escenográfico, una excusa, tal como lo haría un director de cine, con el fin último de contar historias narradas con sorprendente racionalidad y distancia.
En Channel orange abundan los sonidos flotantes de sintetizadores que se combinan con pulsos ambientales y percusión minimalista. La voz de Ocean, que con maestría dibuja melodías zigzagueantes, es el elemento que conecta todos los puntos y da sentido a la mezcla final.

El debut discográfico de Frank Ocean es, sin duda, el claro reflejo de un artista que se distingue por su talento y franqueza, abriendo nuevos caminos para el R&B, un género marcado por el sectarismo y la arrogancia durante los últimos 20 años. •••