Partió como un ejercicio de urbanismo táctico que solo duraría seis meses, y gracias a la gestión de la Municipalidad de Santiago y a la generosidad de la ministra de Transportes, Gloria Hutt, hoy el Paseo Bandera no solo es definitivo, sin fecha de término, sino que fue ampliado hasta la primera cuadra de San […]

  • 17 enero, 2019

Partió como un ejercicio de urbanismo táctico que solo duraría seis meses, y gracias a la gestión de la Municipalidad de Santiago y a la generosidad de la ministra de Transportes, Gloria Hutt, hoy el Paseo Bandera no solo es definitivo, sin fecha de término, sino que fue ampliado hasta la primera cuadra de San Diego. Eso significa que se extendió varias cuadras hacia el sur y que pasa por debajo de la Alameda. Un triunfo ciudadano. Un síntoma de estos nuevos tiempos, en los cuales el peatón empieza lentamente a recuperar sus derechos sobre la urbe. Hay que aplaudir no solo a las autoridades, sino que al aporte de marcas comerciales que han sido clave en el apoyo económico de este proceso (Carlsberg y Santander) y, por supuesto, al artista urbano Dasic Fernández, genio de los colores y dueño de una imaginación ilimitada. Vaya a conocer el Paseo Bandera 2.0, a caminarlo y a fotografiarlo. Es realmente lindo.