El ex presidente de la ANFP y el millonario estadounidense tienen en común el haber estado involucrado en redes delictuales y zafar de la justicia. El primero se acogió al sistema de protección de testigos del FBI y el segundo se quitó la vida antes de afrontar su juicio. Sus historias hoy están disponibles en la pantalla.

Ayer viernes se estrenó una de las series más esperadas por los espectadores nacionales. Futbol y corrupción, dos mundos que confluyen en la historia sobre el ex dirigente de la ANFP, Sergio Jadue. “El Presidente”, que ya puede verse a través de la plataforma de streaming Amazon Prime Time, cuenta con ocho capítulos protagonizados por el actor colombiano Andrés Parra (Pablo Escobar, el patrón del mal) con una magistral interpretación del calerino. La serie es narrada por la voz omnisciente de Luis Grondona, histórico presidente de la AFA que fue clave en el ascenso de Jadue y que murió en 2014. El elenco lo completan Paulina Gaitán, Karla Souza y Cristóbal Tapia Montt. También aparece Daniel Muñoz, Sergio Hernández, Luis Gnecco, Gonzalo Robles, Francisco Reyes y Blanca Lewin. Jadue, que vive en Miami como testigo protegido por su colaboración con información del denominado ‘FIFAGate’, reapareció esta semana en unas imágenes que lo muestran con lesiones en su rostro. Los golpes se los propinó la actual pareja de su ex mujer María Inés Facuse, luego de que el ex dirigente del futbol atacara su auto. Novedades en la vida real y en la ficción.

Para los usuarios de Netflix, recomendamos la serie documental sobre Jeffrey Epstein, el multimillonario estadounidense acusado de tráfico de menores que el año pasado se quitó la vida en una prisión de Nueva York. “Filthy Rich” («Asquerosamente rico») se llama la serie que ha tenido gran éxito en la plataforma por la cantidad de información y testimonios que reúne, y por lo escabroso que resulta el caso. A través de sus capítulos se muestra cómo un hombre tan rico, poderoso y bien conectado -fue amigo de Donald Trump, Bill Clinton y el príncipe Andrés, entre otros-, estableció una verdadera red de prostitución que involucró a decenas de jóvenes menores de edad. Y también la ardua labor que implicó llegar a procesarlo judicialmente. Tras su estreno se han reavivado las teorías que indican que la muerte de Epstein en realidad fue producto de un asesinato y no de un suicidio, porque el ex asesor financiero habría contado con información que podría incriminar a otros connotados nombres.