El director del Museo de Arte Precolombino fue compañero de Jeria en la carrera de arqueología en la Universidad de Chile. Desde entonces nació una larga amistad que aquí recuerda.