Después de tantas malas noticias, la industria discográfi ca emite un par de señales alentadoras. Este año, la venta de CD subió en vez de caer (algo que no pasaba desde 2004) y tres artistas superaron el millón de descargas legales de sus nuevos discos. Por Juan Venegas

  • 29 julio, 2011

 

Después de tantas malas noticias, la industria discográfi ca emite un par de señales alentadoras. Este año, la venta de CD subió en vez de caer (algo que no pasaba desde 2004) y tres artistas superaron el millón de descargas legales de sus nuevos discos. Por Juan Venegas

Como se sabe, el surgimiento de Napster a fines de los noventa transformó rápidamente a Internet en el archienemigo de las casas discográfi cas. Desde entonces, hemos visto cómo los patrones de la industria han tratado infructuosamente de liquidar una amenaza virtual que poco a poco se convirtió en una pesadilla real y concreta. El resultado: diez años de caída libre de las ventas discográficas a nivel mundial.

 

Por eso llaman poderosamente la atención las últimas cifras de Nielsen Soundscan correspondientes al primer semestre de 2011. En ellas, por primera vez desde 2004, se registra un incremento en la venta de álbumes. El aumento es de sólo un 1%, pero abre una luz de alivio para una industria que aún se encuentra en la unidad de cuidados intensivos.

¿Estamos frente a un punto de inflexión? ¿Representan estos números el comienzo de una salida desde la profunda crisis del mercado? De ser así, cabe preguntarse cuáles son los factores que habrían ayudado a la revitalización de un sector tan deprimido. Veamos algunas claves.

1. Boom digital.
El 2011 ha sido una temporada especialmente exitosa en el mercado en línea. Por primera vez tres artistas lograron romper la barrera del millón de álbumes descargados. El primero fue Eminem con su disco Recovery. Luego lo hizo la británica Adele con su placa 21, que se convirtió además en el álbum más vendido tanto física como digitalmente, con un total de 2,5 millones de copias. Lady Gaga con Born this way también superó el millón de placas, vendiendo en su primera semana 662 mil descargas digitales. En lo que respecta a singles, I gotta feeling, de Black Eyed Peas, se convirtió en la primera canción en vender 7 millones de downloads y el tema de Katy Perry E.T. superó los cuatro millones durante el primer semestre. Así, la web se convierte en un aliado para la industria, gracias a la consolidación de tiendas en línea como iTunes y Amazon. El último año se registró un crecimiento de 19% en la venta de álbumes digitales, llegando a representar cerca de un tercio del total de los discos vendidos. Nuevas herramientas web como Pandora, Grooveshark y Last.fm han simplificado el descubrimiento de nuevos artistas. También el uso cada vez más extendido de los teléfonos inteligentes con pleno acceso a Internet ha contribuido al aumento del consumo musical.

2. Golpe a los piratas. Hasta ahora, en su lucha contra la piratería la industria discográfi ca no había ganado batallas importantes, dedicándose sólo a dar palos de ciego. Sin embargo, el juicio ganado en contra de la red Limewire, en 2010, significó una gran victoria, teniendo en cuenta que un 56% del total de personas que bajaban música ilegalmente lo hacían a través de ese medio. Tras el cierre de Limewire, las discográficas han logrado además un acuerdo con los proveedores de Internet en EEUU para frenar las alternativas de piratería que aún existen en la web.

3. Ventas de compactos y vinilos.
Si bien entre 2006 y 2009 el número de compradores de discos compactos cayó en 20 millones, a la luz de las nuevas cifras se puede pensar que la estampida se ha detenido. Para algunos, existiría una nueva generación de jóvenes aburridos de la intangibilidad de la música, que vuelve a sentir la necesidad del objeto físico, de apreciar el arte gráfi co de las carátulas, de las letras y las fotografías. Eso también vale para el mercado de vinilos, un producto que parecía obsoleto, pero que en los últimos años ha tenido un verdadero revival: en lo que va del año su venta ha crecido un 41%.

4. Nuevo escenario. Probablemente sea prematuro hablar de un renacer de la industria discográfi ca. Hablamos de un negocio que pasó de vender 12 billones de dólares en 2004 a poco más de la mitad en 2010. Tal vez sea ajustado hablar de un nuevo escenario, al que seguramente se incorporarán nuevos actores. Desde ya, se encuentra en etapa beta el servicio musical de Google y se espera con curiosidad una posible irrupción de Facebook en el mercado de música online.